El calculado silencio de Gibraltar

El calculado silencio de Gibraltar

Publicado por el Dec 10, 2017

Compartir

El ministro principal de Gibrltar, Fabian Picardo, ha calificado de buena noticia para el Peñón el acuerdo alcanzado en la primera fase de las negociaciones del Brexit entre Bruselas y Londres. Posiblemente, aunque se trata de escenarios muy diferentes, Picardo piensa que el modelo de frontera blanda adoptada para la provincia del Irlanda del Norte, abre la vía a un régimen especial similar para Gibraltar.

Llama la atención que, en los últimos meses las autoridades gibraltareñas hayan disminuido sus imprecaciones hacia el Gobierno español, al que acusaban de actuar como un “matón” y de “patear” a los gibraltareños. Los “llanitos” parecen haber asumido ya que su futuro -les guste o no-va a depender sustancialmente de España y de lo que nuestro país negocie directamente con el Reino Unido y no de las negociaciones euro-británicas. Y que habrá que esperar a que estas termine.

En consecuencia, la tarea a la que se se han afanado, como relata un reportaje de J. J. Madueño en ABC, es la de buscar fórmulas para sobrevivir en la nueva situación que se abre y en dejar de culpar de sus males a los españoles. Si algo caracteriza a los gibraltareños es su pragmatismo. De lo que se trata es de seguir manteniendo el chiringuito cuando el Reino Unido abandone la Unión Europea y el Peñón pase a ser una colonia de un país tercero, con un paso fronterizo con España.

Los gibraltareños saben muy bien que la fluidez de ese paso fronterizo es un elemento sumamente importante para sus vidas. Temen como a nada unos controles estrictos aduaneros y la consiguientes colas de vehículos que se forman, impidiéndoles, sobre todo, llegar rápidamente durante el fin de semana a las residencias que muchos disfrutan en la Costa del Sol.

Pero el paso de la Verja es también clave para los miles de ciudadanos del Campo de Gibraltar que diariamente pasan a trabajar a la colonia. Hablan en Gibraltar hasta de 14.000. Quizás sean menos, pero en cualquier caso, un número importante de personas, que vive de su trabajo allí.

Nadie piensa hoy, por eso, en volver a un cierre de la Verja, pero es obvio que sus funcionamiento es un arma que tiene en su manos España a la hora de negociar con el Reino Unido. El Gobierno sabe que no puede perjudicar a los trabajadores españoles y que ha de buscar la forma en que puedan realizar su paso diario de la manera más cómoda posible. Pero también sabe que se encuentra ante una ocasión única para terminar con las irregulares prácticas financieras que en la colonia causan un serio prejuicio a los intereses económicos de España, desde las escandalosas ventajas fiscales a las empresas que se radican allí hasta el contrabando de tabaco.

Si finalmente, el Reino Unido pacta con la UE un “Brexit blando”, sin abandonar el mercado común europeo ni la unión aduanera, las posibilidades de Gibraltar quizás aumenten. La negociación entre Madrid y Londres sería más fácil que con un Brexit duro”, de salida total, y el marco favorecería que se arbitrara un marco especial de relaciones para el Peñón.

Pero, en cualquier caso, Picardo debe saber que no todas las ventajas de las que han disfrutado se van a mantener cuando se produzca la desconexión del Reino Unido de la Unión Europea. Esa Unión Europea a la que los gibraltareños trataron de aferrarse, votando abrumadoramente a favor de la permanencia en el referéndum del pasado año, y en la que podrían continuar aceptando la oferta de cosoberanía hecha por España.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2017

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
enero 2018
M T W T F S S
« Dec    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031