Demasiado tiempo para Gibraltar

Publicado por el sep 6, 2012

Compartir

No es aceptable que una población de 30.000 habitantes, como es Gibraltar, cree tantos problemas a España y, mucho menos cuando hay problemas bastante más serios que resolver.  Me dicen que José Manuel García-Margallo ha vuelto de vacaciones decidido a que el contencioso de Gibraltar no le quite demasiado tiempo de sus otras ocupaciones. La realidad es que fue el ministro de Asuntos Exteriores el que abrió el melón con aquel “Gibraltar español”, dejando sentados los principios por los que el Gobierno se iba a regir. Uno de ellos era que el interlocutor del Ejecutivo español debía ser el Gobierno británico. Los gibraltareños tenían que hablar con las autoridades del Campo de Gibraltar. O sea, cuatro bandas.

 

Sin embargo, la estrategia adoptada por el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, reavivando el conflicto con los pesqueros de la Bahía de Algeciras, está obligando al Gobierno español a pronunciarse una y otra vez, para defender a los pescadores del hostigamiento que sufren desde hace meses, por parte de la Policía gibraltareña. Lo acaban de hacer el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y el propio García-Margallo, que ha dicho textualmente: “No estamos dispuesto a que nos toreen”.

 

Las palabras de los dos ministros han sentado muy mal a las autoridades gibraltareñas, que hoy mismo han difundido un comunicado en el que las califican de “amenazas graves” y recuerdan que “una política de hostilidad y antagonismo hacia Gibraltar simplemente no funciona”. Picardo considera inaceptable la actitud del Gobierno español y confía en que que “las vergonzosas amenazas hacia la gente británica de Gibraltar” serán abordadas por el Reino Unido con España “al más alto nivel”.

 

No es previsible que el Gobierno español vaya a responder al comunicado gibraltareño. No creo que deba hacerlo. Pero sí debería aceptar el consejo de Picardo de tratar directamente el asunto con Londres. Y exigir que las autoridades gibraltareñas dejen de comportarse como el vecino que no para de molestar.

 

David Cameron y, naturalmente, Picardo, tienen que ser conscientes de que España también tiene en su mano instrumentos para hacer difícil la vida al vecino que tanto incordia. No es lo deseable, pero si es lo que puede ocurrir si desde Gibraltar no se introduce algo de sentido común en la relación con España.

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2012

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031