Del Evo Morales indispuesto al Rajoy dispuesto

Publicado por el dic 8, 2012

Compartir

Hace tres semanas, Evo Morales dejó plantado a Mariano Rajoy momentos antes de que comenzara la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, alegando que se encontraba “indispuesto”. La realidad era que tenía serios problemas en Cochabamba, su tierra natal, donde había enfrentamientos entre manifestantes y policías, y el presidente boliviano quería seguir de cerca lo que ocurría. Así que, en cuanto pronunció, el día siguiente, su discurso en la Cumbre, volvió a La Paz, eso sí después de una rápida rueda de prensa en Cádiz, escoltado por un edecán militar que parecía una pieza del Museo de Cera en posición de firme.

 

Pese al plantón, cuando Rajoy recibió hace días una petición de Morales para reunirse en Madrid este fin de semana, se mostró bien dispuesto y la aceptó, porque el presidente del Gobierno, según dicen en su entorno, considera que la relación con los países iberoamericanos es fundamental para su política exterior. De esa forma, pese a ser hoy, sábado, festivo y en medio de un puente, se reunió con él en La Moncloa durante cerca de una hora, en un encuentro en que, según me dicen, enseguida desaparecieron las reticencias que Morales parecía tener hacia un gobernante de la derecha.

 

A partir de ahí y de las explicaciones sobre la espantada de Cádiz, parece que la entrevista fue cordial y estuvo muy marcada por cuestiones económicas, entre ellas la situación de las empresas españolas con intereses en Bolivia, como Repsol, BBVA o Abertis, entre otras, sin obviar el contencioso de Red Eléctrica Española (REE). De este asunto lo único que se acordó es “seguir hablando” sobre las compensaciones por la nacionalización de la filial de REE en Bolivia el pasado mes de mayo.

 

Otro punto de conversación fue el relativo a las relaciones de la Unión Europea con Bolivia, después de que se frustrara hace un par de años la negociación con la comunidad andina y, con el elemento nuevo de que los bolivianos acaban de ser admitidos en Mercosur.

 

Morales venía también en busca de apoyo para su pretensión de que la ONU despenalice el mascado de la hoja de coca, algo a lo que se opone Estados Unidos. Bolivia, que denunció la Convención de la ONU de 1961 sobre estupefacientes que penaliza esa práctica, quiere volver a adherirse a ella introduciendo algunas reservas, algo a lo que, al parecer España no se opondrá. La pertenencia a esa convención tiene su importancia, porque, sin ello, Bolivia, podría perder los beneficios arancelarios del Sistema de Preferencias Generalizadas de la UE que ha disfrutado hasta ahora.

 

Lo que si se llevó Morales de Madrid es el compromiso del Gobierno de que Bolivia, pese a los recortes presupuestarios, seguirá siendo un país prioritario para la Cooperación Española, como demostró el viaje que hace un par de meses hizo a la nación andina Su Majestad la Reina.

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2012

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031