De pesca en Gibraltar

Publicado por el abr 5, 2012

Compartir

Una de las primeras actuaciones del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, fue aquella frase de “Gibraltar español” lanzada a un antiguo colega británico europarlamentario, que provocó las iras de las autoridades gibraltareñas.

 

Poco después, García-Margallo se descolgó con otra afirmación que mereció los titulares de los periódicos: “Se han acabado las bromas con Gibraltar”, a la que siguió la decisión de dar por finiquitado el Foro Trilateral puesto en marcha por su predecesor en el cargo Miguel Ángel Moratinos. A ello siguió la presión sobre el Reino Unido para reanudar las negociaciones sobre la soberanía del Peñón y la poco esperanzadora respuesta de Londres, lo que ha terminado por llevar el asunto a una especie de callejón sin salida.

 

Tras la fuerza del descorche, parece haberse terminado el gas, y da la impresión de que en el Ministerio, donde, por cierto, está vacante el puesto de director de la Oficina de Gibraltar, no hay una idea clara de cuál es el camino a seguir.

 

Mientras, el Gobierno gibraltareño liderado por el laborista Fabian Picardo, está tomando la iniciativa con decisiones que perjudican a los intereses españoles. En concreto, los de unos setenta pesqueros que han venido faenando tradicionalmente en la Bahía de Algeciras y que lo hacían últimamente en virtud de un acuerdo de 1999 con el Ejecutivo de Peter Caruana, que su sucesor ha dado por suspendido.

 

El acoso a esos barcos por parte de la Policía gibraltareña, que les impide pescar en las cercanías del Peñón, mereció hace un par de semanas la protesta de España ante el Reino Unido, pero no parece que esa protesta haya sido muy eficaz.

 

El martes pasado, representantes del las cofradías de pescadores se reunieron con los dirigentes de la Royal Gibraltar Police y según han asegurado los pescadores, salieron satisfechos de lo tratado. Consideran que los palangreros van a poder seguir pescando como siempre. Otras informaciones, sin embargo, apuntan que la Policía del Peñón dejó claro que habrá restricciones por la Ley de Protección de la Naturaleza dictada por la colonia en 1991 y que se aplicará la legislación británica en esas aguas: a 1,5 millas de la costa, en la Bahía y a 3 millas de la cara este del Peñón.

 

Puede que el acuerdo satisfaga a los pescadores, que lo que desean es poder seguir con su actividad, pero el Gobierno español no puede quedar al margen de ese entendimiento, porque no debe admitir la soberanía del Reino Unido sobre las aguas que rodean el Peñón. Y la voz de Ministerio de Asuntos Exteriores, siempre tan atento a cualquier medida que perjudique las reclamaciones españolas, debería dejarse oir claramente lo antes posible.

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2012

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031