Conversos a la Alianza de Civilizaciones

Publicado por el feb 28, 2013

Compartir

La Alianza de Civilizaciones se ha convertido en el campo donde Turquía y España se disputan un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Por eso, el Gobierno español decidió mantenerse en un proyecto que había denostado cuando el PP estaba en la oposición. Las razones que avalaron ese cambio de planteamiento tienen mucho que ver con la pretensión española de ocupar, de nuevo, en el bienio 2015-2016 un puesto en el Consejo de Seguridad. Si España se desmarcaba de un proyecto asumido ya por Naciones Unidas, dejaba el campo libre a Turquía, que también aspira a ese puesto. En realidad, en el grupo occidental, hay dos puestos para tres pretendientes -Nueva Zelanda, España y Turquía-, pero los neozelandeses parece que tiene bastante asegurado uno de ellos, por su tradición de apoyo a la ONU. Para el otro, España va a tener que hacer un gran esfuerzo para asegurarse más votos que los turcos. No lo tiene fácil.

 

Ante este panorama, no era una buena señal abandonar un programa de la ONU, mientras se pretendía estar en su órgano directivo. Así que, pese a las críticas de años anteriores, se decidió mantener el compromiso con la Alianza, eso sí reduciendo al mínimo la aportación económica. Nada de millones de euros, como hasta hace poco. Solamente 300.000 para dos años y haciendo un gran esfuerzo para tratar de contrarrestar la fuerte influencia de Turquía en los países musulmanes, donde realiza grandes inversiones y cuenta con muchos votos seguros.

 

Para vestir el cambio de criterio, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se viene esforzando en buscar un sentido a una iniciativa a la que hasta hace poco se acusaba de etérea y poco concreta. García-Margallo ha asistido a las dos últimas reuniones del Foro. La más reciente, en Viena, en la que no ha tenido inconveniente en afirmar que se trata del “programa de Naciones Unidas más importante para la promoción del diálogo y cooperación entre las diversas culturas y religiones”.

 

El ministro quiere que la Alianza de Civilizaciones se convierta en un instrumento que facilite los procesos de reforma y transición política en los países de la llamada Primavera Árabe, fomentando la tolerancia, las libertades fundamentales, el respeto de los derechos humanos, la consolidación de los valores democráticos y el respeto de las minorías.

 

En esa línea, el segundo Plan de Acción de la Estrategia Regional para el Mediterráneo ha incluido varios proyectos propuestos por España: la cooperación entre parlamentarios del Mediterráneo; la creación de una base de datos online con las mejores prácticas en relación al diálogo y la democracia; la cooperación entre televisiones públicas del Mediterráneo para emisión e intercambio de programas multiculturales; y el diseño de juegos de Internet para comprender mejor otras culturas.

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2013

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930