Brasil y España: aliados económicos, adversarios políticos

Brasil y España: aliados económicos, adversarios políticos

Publicado por el Jun 15, 2015

Compartir

La visita que esta semana lleva a cabo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo a Brasil debería contribuir a disipar los nubarrones que desde hace tiempo se ciernen sobre las relaciones políticas entre los dos países. No es normal que mientras España es el segundo o tercer mayor inversor en Brasil, donde están todas las grandes empresas del IBEX, la relación bilateral a nivel político avance dificultosamente, con el freno echado.

Brasil es uno de los dos grandes colosos y actores en Iberoamérica y durante años ha sido uno de los exponentes del llamado grupo de los BRICS, los países emergentes en los que todo el mundo tenía la vista puesta. Sus aspiraciones de estar presente en distintos foros internacionales han chocado a veces con las posiciones de España, especialmente en lo que se refiere a la reforma del Consejo de Seguridad. Los brasileños aspiran a una ampliación de los miembros permanentes y se consideran con derecho a formar parte de ese exclusivo club, mientras España apuesta por que se amplíe la frecuencia en la que los no permanentes estén en el Consejo.

A esa discrepancia se une el hecho de que España se enfrentó a Brasil al presentar como candidato a dirigir la FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación al ex ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos, frente al brasileño José Graziano, que finalmente resultó elegido. Tampoco respaldo España la candidatura brasileña a la OMC y, en contrapartida, Brasil fue el único país iberoamericano que no apoyó la candidatura de España al Consejo de Seguridad de la ONU.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, hizo una visita oficial a España aprovechando su desplazamiento para asistir a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz en noviembre de 2012, pero Mariano Rajoy no ha realizado una visita bilateral a Brasil, aunque el presidente del Gobierno sí estuvo en Río de Janeiro, también 2012, en la cumbre de la Tierra Río+20.

Los dos Gobiernos parecen esforzarse en los últimos meses en superar esas reticencias -también con apoyos mutuos a algunas candidaturas- y, de hecho, el vicepresidente brasileño, Michel Temer, viajó a Madrid en abril e intervino para rebajar la tensión entre España y Venezuela. El calendario electoral en España, sin embargo, dificulta la preparación del viaje de Rajoy.

Paralelamente, por el contrario, las relaciones económicas mantienen un buen ritmo. Brasil es el segundo país de destino de la inversión extranjera española directa en el mundo, alcanzando los 71.000 millones de dólares, muchos de ellos en sectores estratégicos y con una clara vocación de permanencia. Y en cuanto a los intercambios comerciales, en 2014, las exportaciones españolas a Brasil se elevaron a 3.150 millones de euros y las importaciones a 3.032 millones.

Uno de los objetivos del viaje del jefe de la diplomacia española es reforzar esos vínculos económicos, especialmente en un momento en que el Gobierno brasileño, a pesar de que dejó caer el proyecto de tren de alta velocidad entre Sao Paulo y Río de Janeiro, en el que tenían puestas muchas esperanzas las empresas españolas, acaba de anunciar un plan de inversiones en infraestructuras por valor de 62.000 millones de euros hasta 2019.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2015

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31