África: De las memorias al futuro

África: De las memorias al futuro

Publicado por el Apr 1, 2014

Compartir

La cumbre de Bruselas entre la Unión Europea y África de los días 2 y 3 de abril llega en un momento muy oportuno y el Gobierno español, con Mariano Rajoy al frente, no debe desaprovechar la ocasión para concienciar a sus socios europeos de la necesidad de prestar mayor atención a un continente que está a pocos kilómetros de nuestro país. El problema de las avalanchas de inmigrantes que sufren las fronteras españolas compete a toda la Unión Europea y esta debe ayudar más de lo que lo hace hasta ahora para poder evitarlas.

Pero España no puede esperar a que la Unión Europea, siempre muy lenta a la hora de adoptar decisiones, se involucre plenamente en la solución del problema. El Gobierno español tiene que dedicar una atención aún mayor a África y, al parecer, en Moncloa ya se han dado cuenta de ello. La salida masiva de personas de los países africanos en busca de mejores condiciones de vida en Europa sólo se evitará si pueden ganarse la vida y alimentar a sus familias en su propio terreno. Y para ello, necesitan ayuda.

No es la primera vez que la presión migratoria lleva a un Gobierno español a poner su mirada en África. Una de las pocas cosas que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero hizo bien en política exterior fue ocuparse más del continente africano. Puede que el Plan África, que impulsó el entonces ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, tuviera mucho de fachada y que resultara demasiado ambicioso, pero fue un instrumento útil para frenar la inmigración que llegaba en oleadas de cayucos. Los acuerdos de tercera generación que se suscribieron con una docena de países africanos incluían, además de cooperación policial para luchar contra las mafias que trafican con personas, medidas para la llegada legal a España de cupos de trabajadores y programas para crear empleo en los países de origen.

La crisis económica impidió la puesta en marcha de la mayoría de esas medidas, pero algunas sí entraron en funcionamiento y contribuyeron a que cesara la llegada de cayucos cargados de inmigrantes a las costas españolas.

El Gobierno español no debería desdeñar lo que, de bueno pudiera tener aquel Plan África. No hay ningún desdoro en asumir las cosas que los predecesores hicieron bien. Eso es algo que los dos grandes partidos políticos españoles, que se viene alternando en el poder, tendrían que tener muy claro, en lugar de practicar un nefasto adanismo que, a veces, hasta resulta patético.

La aproximación al fenómeno migratorio desde África no puede ser únicamente policial y estoy convencido de que nadie quiere que así aparezca. Por eso, urge actuar en los países emisores de inmigrantes, con acuerdos que permitan mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. Unos acuerdos que pueden ser bilaterales o que impliquen a un grupo de países. Para España, resulta vital un buen entendimiento con la CEDEAO, la comunidad que agrupa a los países del África occidental, de muchos de los cuales proceden la mayoría de las personas que intentan entrar ilegalmente en Europa a través de las fronteras españolas.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031