Abbas en España y la difícil reconciliación palestina

Abbas en España y la difícil reconciliación palestina

Publicado por el Nov 19, 2017

Compartir

Sólo quince días después de que Reuven Rivlin visitara España lo hace Mahmud Abbas. El presidente palestino hubiera querido un trato igual al dispensado al presidente israelí, pero lo cierto es que Abbas no es un jefe de un Estado reconocido por España y, en consecuencia, el trato tiene que ser algo diferente. Ni hay cena de gala -aunque sí almuerzo en el Palacio Real, ni discurso en una sesión conjunta de Congreso y Senado, ni recepción de las Llaves de Oro de Madrid.

Esa distinción ha molestado a los izquierdistas de IU y Podemos, que parecen considerarse valedores únicos de la causa palestina y aprovechan cualquier ocasión para intentar deslegitimar a Israel.

La realidad es que los Gobiernos de España, centristas, socialistas o populares siempre han procurado alentar el afán del pueblo palestino por convertirse en un Estado, pero sin llegar a dar el paso formal del reconocimiento. Hace sólo tres años, incluso, el Congreso de los Diputados, casi por unanimidad, instó al Gobierno a reconocer a Palestina como Estado, siempre que ello sea consecuencia de un proceso de negociación con Israel que garantice la paz y la estabilidad regional.

Es cierto que España no está entre los 136 países que han reconocido ya el Estado palestino, pero sí entre los primeros que elevaron la representación diplomática palestina al nivel de Misión y dan a su jefe la consideración de embajador, entre los que apoyaron la concesión a Palestina del estatus de Estado Observador en las Naciones Unidas, y de los que copatrocinaron la resolución que permitió el izado de la bandera de Palestina en las sedes de la ONU. De todos modos, Mahmud Abbas va a reiterar a Mariano Rajoy su deseo de que España de el paso del reconocimiento.

No podrán decir tampoco los palestinos que España no ha condenado reiteradamente algunas actuaciones israelíes, como la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania o en Jerusalén Este, ni que no haya hecho esfuerzos por favorecer el proceso de paz en Oriente Próximo, incluida la celebración de la Conferencia de Madrid de 1991.

Sobre todo, nuestro país ha tenido siempre los Territorios Palestinos como un objetivo prioritario de su cooperación. Rara es la vez que un líder palestino termina su visita a España sin obtener algún compromiso de ayuda.

La marcha del proceso de reconciliación entre Al Fatah, el partido al que dio vida Yasser Arafayt, y los islamistas de Hamas, que gobiernan en Gaza sin someterse a la Autoridad Palestina, es uno de los asuntos a abordar en la visita a España de un Mahmud Abbas, cuyo crédito entre los palestinos no es el mejor. En cualquier caso, los palestinos saben que tienen una asignatura pendiente para lograr una mayor credibilidad que es la de presentarse con una sola voz y relegar a quienes utilizan el terrorismo como método de resistencia ante Israel. Mientras eso no sea así avanzar en el proceso de paz de la región resultará bastante difícil, especialmente ahora cuando en la Casa Blanca manda un Donald Trump, cuya actuación en este asunto es bastante poco previsible.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2017

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031