A Irán, a por atún y a ver al duque

A Irán, a por atún y a ver al duque

Publicado por el Jan 22, 2014

Compartir

Hace unos días el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, anunció su intención de viajar pronto a Irán para apoyar el proceso abierto tras la suspensión durante seis meses de las sanciones impuestas por la UE, después de que el régimen de Teherán haya congelado de manera parcial su programa nuclear. Con esas frases hechas que tanto le gustan, García-Margallo dijo que iría “a por atún y a ver al duque”, expresión popular andaluza que se empleaba cuando la gente iba a comprar atún a las almadrabas gaditanas que pertenecían al Duque de Medina Sidonia y de paso aprovechaba para pedirle algo a éste.

Es decir que, además de ese apoyo político de lo que se trata es de favorecer que las empresas españolas puedan estar en condiciones de acceder al mercado iraní en el nuevo clima de entendimiento que parece haberse abierto.

El vicepresidente iraní, Mohamad Ali Najafi, que se encuentra en España, entre otras cosas, para participar en Fitur, la Feria Internacional del Turismo, ha expresado claramente la disposición de su país a abrirse a las empresas españolas. Así se lo ha dicho al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, a quien también ha invitado a viajar a Irán. No sería extraño, por tanto que pudiéramos asistir en un plazo de dos o tres semanas al anuncio de uno de esos viajes conjuntos que el titular de Exteriores suele realizar al extranjero con otros miembros del Gabinete, especialmente la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el propio Soria, para abrir o allanar el camino a las empresas españolas.

Margallo se va a reunir estos días con Najafi, quien ya ha apuntado ante la prensa que la experiencia española en campos como el transporte, las infraestructuras o el turismo, puede ser muy útil a Irán, un país hacia el que hace años miraron algunos inversores españoles. De hecho, el vicepresidente iraní apuntó que las empresas españolas podrían beneficiarse delproyecto de construcción de 1.500 kilómetros de vías férreas.

En los últimos tiempos, las relaciones políticas y económicas se enfriaron sensiblemente y España, al respaldar las sanciones a Irán por el mantenimiento de su programa nuclear, pagó un alto precio al tener que dejar de importar petróleo de ese país, que suministraba el 14 por ciento de nuestras necesidades energéticas.

La visita de los ministros a Irán serviría, como mínimo, para tratar de recuperar el nivel de relaciones que ya existió en otros momentos con el régimen de Teherán, hasta el punto de que produjo un intercambio de visitas de alto nivel. Hay voluntad por parte iraní y también por parte de España, como lo prueba que Su Majestad el Rey haya recibido en audiencia al vicepresidente iraní y que, el pasado otoño, en Nueva York, con motivo de la Asamblea General de la ONU, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reuniera con el presidente iraní, Hassan Rohani.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031