El Gobierno y los cristianos perseguidos

El Gobierno y los cristianos perseguidos

Publicado por el Apr 6, 2015

Compartir

En 2011, durante el último año de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, destacados dirigentes del PP fustigaron al Ejecutivo, acusándole de callar ante la persecución a los cristianos en los países de mayoría musulmana e incluso de entorpecer en el seno de la Unión Europea alguna iniciativa en defensa de esas minorías. Por aquel entonces, esas persecuciones comenzaban a ser ya bastante notorias, aunque no habían llegado a los niveles que, desgraciadamente, estamos viviendo hoy, en que, como la pasada Navidad dijo el Papa Francisco, hay más mártires que en los primeros tiempos del Cristianismo.

Cabía esperar que tras llegar a La Moncloa, el Ejecutivo de Mariano Rajoy rectificara esa actitud que reprochaban a los socialistas. Pero no ha sido así. Un inexplicable complejo impide al Gobierno ponerse al frente de la defensa de unos cristianos expulsados de sus hogares, asesinados en sus Iglesias o en sus centros escolares, discriminados y tratados como parias, mientras Occidente sigue mirando para otro lado.

Cuando llegó al Ministerio de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, encontró en su despacho o en alguno de los altos cargos un borrador de un proyecto para reclamar en la Unión Europea que se reconocieron los derechos religiosos de las minorías cristianas y no sólo los de los individuos. Ese borrador nunca ha sido reactivado y las autoridades españolas se limitan a emitir tibias y protocolarias condenas de las masacres de cristianos.

El ministro, de quien no dudo sufre ante atentados tan brutales contra los cristianos como los que hemos vivido estos últimos días en Kenia o en Pakistán, por citar sólo algunos, anunció hace menos de un mes que el pasado 27 de marzo, España haría circular en el Consejo de Seguridad de la ONU, junto con otros miembros, una resolución para dar protección a los cristianos de Oriente Próximo. La resolución, finalmente, no llegó a ser estudiada en esa reunión, en la que García-Margallo sí hizo otras propuesta para combatir el terrorismo yihadista.

¿Por qué España, que además tiene a sus puertas a ese terrorismo, no se pone al frente de la defensa de los cristianos, algo que, por cierto, sí está haciendo el Gobierno socialista de François Hollande? ¿Por qué Europa, que hunde sus raíces en la tradición cristiana, continúa dando largas a la hora de adoptar medidas de apoyo, que pueden ser o no eficaces, pero que, al menos transmitirían a los cristianos perseguidos, el mensaje de que no les hemos abandonado?

PD. Por si alguien no tuvo ocasión de leerlos, recomiendo dos estupendos artículos publicados en este mismo periódico por Juan Manuel de Prada e Isabel San Sebastián, en los que se aborda, desde ópticas muy diferentes, la persecución a los cristianos.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2015

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031