Cosas que se arreglan pasando hambre

Publicado por el oct 15, 2013

Compartir

Calificado por ABC de “ciudadano”, el individuo que montó una pajarraca en el bar de un convoy de Renfe porque no lo atendían en catalán tenía más ganas de liarla que de comer. Mezclar la política con la lengua ha sido una constante desde la prehistoria de la Transición, pero ponerla al lado del estómago revela un extremismo que en casos como el del tren que iba de Barcelona a Figueras resulta inversamente proporcional al hambre. Una persona que necesita cubrir sus necesidades vitales, que en un tren regional se reducen a ir al bar o al baño, dependiendo de la fase digestiva en la que se encuentre, se hace entender e informar, con los dedos de una mano y sin necesidad de abrir la boca, aquí y en Mongolia. Renfe, sin embargo, considera obligatorio el aprendizaje de idiomas autonómicos para que los camareros de sus cafeterías atiendan en los idiomas regionales -bocatas, coros y danzas- y con la obligada fluidez a quienes ignoran que la ene de Renfe viene de nacional y, sobre todo, han hecho de la política una herramienta que cuando se mezcla, como en este caso, con las ganas de comer muestra su inviabilidad para entenderse, que, hablando de lenguas, valga la redundancia, es de lo que se trata. Dicen que viajando se quitan muchos complejos, pero con hambre de cuatro días se pasan del tirón.

Compartir

ABC.es

Lo estamos mirando © DIARIO ABC, S.L. 2013

Desde la sección de Opinión de ABC, martillo y alicates en mano, sin manual de instrucciones, un intento de desmontar los lugares comunes de una actualidad desfigurada por el ruido y los ecos que la cubren. Más sobre «Lo estamos mirando»

Categorías
Etiquetas
Calendario
octubre 2013
L M X J V S D
« sep   nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031