“Mr Gwyn” de Alessandro Baricco

Publicado por el Jan 4, 2013

Compartir

Baricco publicó su primer libro en 1991. Desde entonces, siete novelas, varios ensayos y proyectos tan distintos como una ópera, un programa de televisión y una escuela de escritura en Turín. Seda, su peor obra para mí, se ha convertido en un longseller. Qué le vamos a hacer.

Soy de los que piensan que un verdadero escritor se tiene que reinventar en cada libro que escribe, que intenta escribir. Baricco, por ahora, cumple esta premisa. Mientras otros autores escriben una y otra vez el mismo libro -algunos con premeditación y alevosía, otros porque no son capaces de hacer algo distinto y, los menos, porque no son conscientes (todo el mundo es culpable hasta que se demuestre lo contrario)-, Baricco busca los límites a un formato, la novela, que debería estar muerto hace mucho tiempo. Este pequeño vicio pequeño burgués, la novela, maltratado por autores que tienen el beneficio de la crítica, de los medios de comunicación e incluso mimados por la condescendencia de sus editores (para la mayoría de los cuales son sólo una firma en su máquina de hacer dinero); este pequeño vicio pequeño burgués, la novela, en manos de un autor como Baricco se convierte en un bisturí capaz de diseccionar unos personajes que, de humanos, tienen muchas aristas que ocultar. Digresión. Quizá este punto sea lo que permita a la novela sobrevivir: su capacidad de introspección. Es cierto que en las series de televisión (un rival mucho más serio que el triste cine multisala o las tv movies enmascaradas de largometraje que tanto abundan) esto de profundizar en los personajes se está convirtiendo en una estrategia a seguir (sobre todo por productoras que saben hacer su trabajo como HBO), pero hay pensamientos que una mirada, una voz en off, no pueden mostrar: me temo que la imagen en movimiento no profundiza como el bisturí de la palabra. Fin de la digresión.

Al grano: Mr Gwyn es una novela con una trama sencilla (un escritor decide dejar de escribir y se dedica a la vida contemplativa), pero sorprendente (hasta que encuentra lo que quiere hacer: copista) porque la trama es un daño colateral cuando un autor es capaz de crear esa voz imposible que Baricco emplea para decirnos, sin decírnoslo, lo que ya sabíamos. Una novela de personaje, un paisaje interior con escritor al fondo. Reflexiones sobre el oficio de la escritura y la vida en general, pero al estilo Baricco (a nadie nos gusta que nos sermoneen): que cada uno obtenga sus propias conclusiones mientras, página a página, profundizamos en Mr Gwyn y su nuevo objetivo, simpatizamos con este pobre loco utópico que verbaliza algunas de esas ideas que, tarde o temprano, nos han pasado a todos por la cabeza. La más socorrida: ¿quién no ha acariciado la idea de dejarlo todo? Escritor o veterinario, la vida es un carrusel al que no queremos subirnos y, cuando lo hacemos, no queremos permanecer en el mismo sitio más tiempo del necesario. Todo esto sin olvidar que la trama de una novela, por muy sencilla que sea, tiene que permanecer en movimiento. Con giro final incluido, Baricco vuelve a inventarse una historia que no te deja indiferente. Fiel a su patrón, pero sin repetirse. Y quien no sepa leer entre líneas que siga recurriendo a la revista Hola. La pueden conseguir gratis en su peluquería habitual.

@pedroramos73

Compartir

ABC.es

Capítulo aparte © DIARIO ABC, S.L. 2013

Adsense

Capítulo aparte Blog de libros
Etiquetas
Calendario
enero 2013
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031