Escribir en internet. Nuevas normas para nuevos medios

Publicado por el sep 21, 2012

Compartir

Si yo cojo y les digo HAY UNA SERPIENTE  DE ONCE METROS, seguramente ustedes piensen que estoy alarmado y que un monstruoso ofidio se desliza ahora mismo por el suelo de mi despacho. Quizás incluso se alarmen conmigo. Y todo sin acabar de leer la frase, que en realidad dice que “hay una serpiente de once metros que habita en las zonas más pantanosas de África”. Es la diferencia entre contarles algo en mayúscula o en minúscula. En el segundo caso la información puede parecerles más o menos interesante, pero no creo que  les altere el pulso. A no ser que estén en una zona pantanosa de África, claro. Pero independientemente del lugar geográfico desde el que me lean, han comprendido que aquí el tamaño sí importa (no hablo ya de la serpiente), y que el tono y el volumen de un mensaje varían en función de la forma y la altura de la letra empleada.

Esta convención está ya aceptada por todos los internautas que del mundo somos, esa especie derivada del viejo Homo Sapiens que se caracteriza por relacionarse con su entorno a través de una pantalla de ordenador, una tableta o un teléfono. La gente ya no va a conciertos ni a partidos de fútbol ni ve la tele como antes. Ahora lo hacen pegados a sus pantallas portátiles, haciendo fotos, enviando enlaces o comentando el evento con amigos y desconocidos a través de WhatsApp o Twitter. Las cosas son ahora así. Tendemos a emplear el término “móvil de última generación” cuando en realidad la última generación somos nosotros mismos.

El modo de comunicarse del ser humano ha cambiado y eso genera ventajas pero también dudas. Porque no sólo las mayúsculas o las minúsculas condicionan la intención de un mensaje escrito. Hay muchos más elementos a tener en cuenta. Por eso es una buena noticia que la Fundación de Español Urgente (Fundéu BBVA) presentara ayer en Madrid el manual Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales. Un libro que pretende ser una herramienta práctica para todos aquellos escritores que basan su actividad en la red, tanto para el usuario corriente como para el profesional de los medios; para el periodista, el blogero, el tuitero (términos estos ya aceptados por la Real Academia Española) o cualquiera de los cientos de miles de personas que tiene una cuenta en Facebook o los millones que escriben emails a diario.

Como afirmó durante el acto de presentación el director de la RAE, José Manuel Blecua “A todos nos une el deseo de escribir bien, lo mejor posible, en esta lengua que compartimos cerca de 500 millones de personas. Por eso, lejos de cualquier mensaje catastrofista, creemos en la gran oportunidad que nos brindan los nuevos medios”.

Los nuevos medios vienen marcados por los nuevos tiempos, pero la corrección debe ser la de siempre. Y ahí surgen las dudas de las que hablaba antes. ¿En qué medida la tecnología empobrece el lenguaje? ¿Cómo lo hace evolucionar? ¿Qué es un emoji? ¿Cómo crearse una buena reputación online? ¿Cuál es la mejor manera de encabezar un correo electrónico? ¿Qué hay que tener en cuenta cuando se discute en un foro con otros usuarios? ¿Están todas las abreviaturas permitidas?  Estas cuestiones y muchas más encuentran su sitio entre las páginas de este compendio en el que han colaborado numerosos expertos bajo la dirección del periodista Mario Tascón.

La comunicación humana es un viejo universo que ahora exploramos con vehículos nuevos. Cualquier guía para su correcta utilización será siempre bienvenida.

@Jorge_Magano

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Capítulo aparte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Adsense

Capítulo aparte Blog de libros
Etiquetas
Calendario
septiembre 2012
L M X J V S D
« jul   oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930