Sombras corredizas sobre Lois Pereiro y su lectura sombría del mundo

Publicado por el May 25, 2012

Compartir

Nos gustan las ferias porque, en nuestra ingenuidad, de inmediato se nos dispara en la memoria ancestral la imagen de la noria partiendo en rodajas efímeras el cielo nocturno. Nos gustan las ferias porque a la gente de aldea nos trae reminiscencias de las vacas y los bueyes, con su mirada socarrona sobre nuestras presunciones y agonías. Nos gustan las ferias porque en ellas suena la música de las bandas trajeadas capaces de estremecer un castañar o un robledal iluminado con las bombillas multicolores de la infancia española de los años sesenta, cuando Lois Pereiro todavía no sabía que la escritura y la muerte iban a trazar su camino.

La feria del libro de Madrid le toma el relevo a otros eventos que excitan la tinta de los periódicos y las papilas gustativas de los lectores. Si en la prensa no dejamos de mirarnos el forro de la identidad a diario preguntándonos por el modelo de negocio y si los diarios de papel sobrevivirán a la guadaña digital, en la feria los autores se hacen el nido con los editores y se preguntan si la industria está condenada a morir, a migrar a los e-books o a hacerse el haraquiri (o el seppuku), o todo al mismo tiempo. Edmundo Paz Soldán daba su respuesta en el ABC de papel de hoy (he buscado el enlace y no he tenido suerte, y tal vez me alegre): “Nos dicen ahora que la crisis actual es la definitiva, que asistimos a un cambio de paradigma, que se va el bueno de Gutenberg y lo reemplaza la aviesa civilización del espectáculo. Que las librerías y editoriales subsisten por inercia, que pocos compran libros y menos de nosotros seguimos escribiendo, porque sabemos de flujos y reflujos, y sabemos que puede desaparecer una forma de hacer circular las historias de la tribu pero no el deseo de jugar con el lenguaje para narrar una historia”.

Con la feria, que a fin de cuentas es una de las estrategias del comercio para sacar la cabeza y seducir, vienen los escalafones de los que más venden y más firman, de los jaleados y de los ignorados, las recomendaciones de los críticos en los suplementos culturales de los periódicos y las de los escritores, en las que se cita y celebra, se ningunea y se desprecia. Por eso cada uno hablará de la feria (como en la de ganado o la de cerámica) según le vaya. Por qué no servirse del pretexto de la feria y sus bombillas para hablar de libros que a juicio del que aquí tiene una ventana apenas se habla.

Dice Wikipedia: Luis Ángel Sánchez Pereiro, más conocido como Lois Pereiro, nacido en Monforte de Lemos el 16 de febrero de 1958 y fallecido en La Coruña el 24 de mayo de 1986. Fue un escritor y poeta español en lengua gallega. El año 2011 se le dedicó el Día de las Letras Gallegas.

 

Ante mí, dos libros, aunque uno parezca (y sea) un catálogo. Los dos son del año pasado, 2011, es decir, hace una eternidad, sobre todo ahora que hace tiempo que la industria editorial ha decidido devorarse a sí misma publicando de forma desaforada, huyendo a toda prisa hacia delante, es decir, hacia donde dice abismo. El primero se titula Diccionario de sombras, es obra del pintor Antón Patiño y lo ha publicado la editorial Espiral Maior. Amo los diccionarios. Copio (y traduzco del gallego) parte de dos entradas:

INSOMNIO. Habla en un poema de su último libro de: “Noches en blanco como sábanas húmedas/ en las circunvoluciones de mi cerebro”. País del insomnio. “La urgencia de un deliquio en el maquillaje impuro/ de la fría vibración metálica del miedo/ si las alas desgarradas del desorden/ de repente reviven la presencia/ de los cuerpos insensibles de otras aves/ en el aire que electrizan otras plumas…

INTERMITENCIAS. Nuevo mensaje de Piedad Cabo: “Su idea del amor era el absoluto como Cumbres borrascosas… no sé si ya escribí que empiezo a estar desorientada. Esta terapia me está dejando sin sangre…

El segundo libro me recuerda en un primer momento al libro de fotografías que el fotógrafo francés Gilles Peress dedicó al genocidio ruandés: The silence. Pero es otra cosa completamente distinta. Se trata del catálogo de la exposición que, comisariada por el mismo Patiño, dedicó la Fundación Luis Seoane de A Coruña al poeta bajo el titulo Lois Pereiro: quén corta os fíos do soño? Es un libro muy difícil de catalogar, porque desborda la misión para la que fue concebido. Podría servir de lápida, pero no cierra nada, al contrario, abre un pasadizo hacia las sombras más perdurables del poeta y le hace un bonito boca a boca de supervivencia. Para leer, para atravesar esta y otras muchas ferias, como las que, bajo bombillas multicolores, iluminaban nuestra infancia en una carballeira de Galicia cuando no sabíamos que la vida era esto y aquello.

Compartir

ABC.es

Capítulo aparte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Adsense

Capítulo aparte Blog de libros
Etiquetas
Calendario
mayo 2012
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031