María y Rosa sí que creen de verdad en el libro

Publicado por el May 24, 2012

Compartir

Hay mucha gente facilona que dice que los que leen en e-readers no aman los libros. Pero uno añadiría que, en demasiadas ocasiones, los que editan en papel tampoco parecen apreciarlos demasiado, si nos fijamos en las chapuzas que se ven en las mesas de novedades (a este paso, la única sección que va a pervivir en las librerías, porque espacios destinados a fondo no es que abunden).

No es, desde luego, el caso de Ediciones El Taller del Libro, una iniciativa puesta en marcha por María Manso y Rosa Lozano, que desde hace unos años sacan de su taller una edición numerada de 500 ejemplares de algún título que les guste. Porque es ése el único criterio que les mueve, elegir textos que consideran que merecen una atención especial, en el que cada detalle (desde el papel hasta el material de la cubierta o la tipografía) está pensado de manera expresa para el título elegido. Y luego, a partir de los materiales, pondrán su trabajo personal, porque cada uno de los ejemplares que sale de su taller está fabricado de manera artesanal.

Tocar sus libros es ya una delicia, pero adentrarse en su belleza todavía más. Así, podemos encontrarnos con una de sus estrellas, el agotado 5 metros de poemas, de Carlos Oquendo de Amat, en el que el libro se despliega en eso, una larga estera de papel que hace que se extienda y lleve su contenido más allá del reducido marco de sus tapas. O su bellísimo El libro del té, de Kakuzo Okakura, el best seller de la colección (lleva agotadas dos ediciones), con su papel de arroz y su encuadernación atada, al estilo oriental.

Por ahora, su última “locura” ha sido una edición de la Historia del Príncipe Biribinker, de Cristoph Martin Wieland, traducido por Pablo Sorozábal Serrano. Una edición que, como otras, ha sido posible gracias a la colaboración desinteresada de los que participan en ella. Y es que María y Rosa han encontrado el apoyo de nombres de referencia que disfrutan al ver sus textos y su nombre tratados con tanta delicadeza: el mismo Francisco Ayala, por ejemplo, les cedió su texto Dos amigos para la edición que hicieron de El curioso impertinente con motivo del centenario de Cervantes (y para la que, todo hay que decirlo, no consiguieron ninguna subvención, porque todas las ayudas se destinaban a proyectos que no fueran ediciones de textos cervantinos [?])

Unas auténticas piezas de arte, que para colmo ni siquiera son caras: por ejemplo, el Biribinker cuesta 25€, menos de lo que llegan a valer muchos best sellers adocenados. Y todo porque de lo que se trata es, simplemente, de no perder dinero, lo que consiguen religiosamente. Ahora sólo falta que alguna gente, como determinada agencia, supuestamente alabada por su amor por la cultura, sea capaz de comprender que puede haber gente que haga las cosas por amor al arte, sin buscar beneficio. Pero eso parece que resulta más difícil de entender por determinados estamentos que no hacen más que llorar por las esquinas por la piratería y no son capaces de reconocer un verdadero canto al papel cuando lo tienen delante.

Si queréis saber más, no dudéis en escribirles a edicioneseltallerdellibro[arroba]hotmail.com. Creedme, merece la pena y no os arrepentiréis.

@rosenrod

Compartir

ABC.es

Capítulo aparte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Adsense

Capítulo aparte Blog de libros
Etiquetas
Calendario
mayo 2012
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031