A veces

Publicado por el May 6, 2012

Compartir

 

Cuenta Lolita Bosch en  su libro “Ahora, escribo” una anécdota de Sam Beckett que me parece tiernamente trascendental. Asegura Lolita que un amigo de un amigo iba paseando  por la rivera del Sena, en París, cuando de repente vio que Samuel Beckett se acercaba con paso distraído hacia él. Podía haber sido un vagabundo o alguien muy abatito. Parecía triste y profundamente solitario. Pensó en no decirle nada, sin embargo, el amigo del amigo de Lolita Bosch, vencido por la admiración que sentía por Beckett, se acercó para preguntarle: “Disculpe, ¿es usted Sam Beckett?” A veces, respondió el escritor irlandés. Y sin decir nada más, continuó su camino arrastrando su tristeza.

No conoceremos jamás el motivo de esa tristeza aquel día, como tampoco conoceremos muchas de las incógnitas que se esconden en sus escritos. ¿Quién era Godot? y ¿por qué todo el mundo le esperaba? Quizá era Dios o la libertad. O quizá un simple ciclista que siempre llegaba fuera de control a la meta y que se llamaba Godeau. O tal vez Godot fuera el propio Beckett. Nunca lo sabremos.

Beckett fue sin duda un ser peculiar. Nació un Viernes Santo y murió un día de Navidad. Con veinte años decide viajar a París con el único objetivo de conocer a James Joyce, que por esos años frecuentaba la librería Shakespeare & Company de la increíble Silvia Beach.  Dicen que la joven Lucía, hija de Joyce, se enamoró perdidamente de él y que cuando Beckett acudía a casa del maestro para leerle párrafos de “La divina comedia” siempre le repetía la misma frase como un mantra: “He venido a ver a tu padre, no a ti”.

Una noche cuando salía de una velada literaria Beckett fue acuchillado por un vagabundo en una callejuela. La navaja viajó por el interior de su pecho y se paró a dos centímetros de su corazón. Cuando abandonó el hospital, el escritor se empeñó en visitar al vagabundo en la cárcel. Le hizo una única pregunta:

-¿Por qué?

-No lo se, respondió el vagabundo.

Todas las preguntas que se quedaron sin hacer y todas las respuestas que se quedaron sin conocer, parecen estar presentes en su rostro, en cada uno de los pliegues que conformaron su personalidad.

@juanjogines

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Capítulo aparte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Adsense

Capítulo aparte Blog de libros
Etiquetas
Calendario
mayo 2012
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031