“Neoprivacidad”: Estimulantes ideas desde el País Vasco

Publicado por el oct 31, 2014

Compartir

El Diario La Ley de 2 octubre de 2014 publicaba un interesante artículo del Letrado del Parlamento Vasco Josu Osés Abando, titulado “Ciberciudadanía y nuevos derechos: Hacia la neoprivacidad”.

Un trabajo fundamentado en la necesidad de surgimiento de lo que Osés da en llamar “neoprivacidad”, al hilo de la “explosión comunicacional” propiciada por Internet y las TICs, con sus implicaciones de creciente dificultad de control de nuestra identidad personal.

El artículo traza un acertado panorama de los principales desarrollos tecnológicos que caracterizan el actual entorno digital, y que cabe sintetizar en paradigmas que impiden deslindar con facilidad las fronteras entre la realidad “conectada” y la que se desarrolla offline. En otras palabras, una narración de los rasgos principales de lo que tantas veces hemos denominado en este espacio “Internet total”.

Panorama que lógicamente permite a Josu Osés extraer las conclusiones y propuestas de su aportación.

Ante todo, Osés Abando propugna la corresponsabilización del usuario en la protección de su información personal en línea. No puedo estar más de acuerdo. Y a ello apuntan textos de imprescindible referencia, como puede ser la Guía de derechos humanos para usuarios de Internet del Consejo de Europa, de 16 de abril de 2014. Es obvio que siempre pueden terminar en la Red datos que nos comprometan en un futuro, y que acaben allí por avatares enteramente ajenos a nuestra voluntad; aunque asimismo lo es que, como usuarios de una herramienta tan potencialmente lesiva para la privacidad como es Internet, hemos de velar especialmente por que solo terminen en ella informaciones cuya divulgación consideremos adecuada.

No debe pues bastar aquí con “tirar de derechos” como el reconocido por la jurisprudencia europea en mayo de 2014 del “olvido digital”: No creo que debamos “delegar” en Google o en otros buscadores, o en otros proveedores de servicios de Internet esta responsabilidad, aunque solo fuese porque el proveedor de servicios no es en absoluto el “juez” ideal para ponderar si cierta información debe permanecer en línea o si se debe “olvidar”.

Josu Osés apela en segundo lugar a la conciencia cívica. Lo hace con el primordial fin de hacer efectivo un “uso racional del consentimiento”, el conocido requisito esencial para el tratamiento y cesión de información, conforme a las legislaciones europea y española en estas materias. Y ello por más que el propio autor reconozca que vivimos en una sociedad fácilmente dispuesta a ceder parcelas de privacidad. Así lo demuestra, añado, la palpable y hasta creciente prosperidad de los modelos de negocio basados en “gratuidad a cambio de información personal” de empresas como Facebook o Google.

Por último, la que a mi entender constituye la clave del trabajo, sin duda nuclear para la noción de “neoprivacidad” que Osés propone: El paradójico reto para las agencias públicas de protección de datos de “ayudar al usuario a protegerse de sí mismo.” Un reto que el autor sugiere concretar mediante una fórmula combinada: Aplicar de modo general la ley, al tiempo que se pone en práctica una cierta “customización” de la actividad tuitiva.

Pienso que el autor da en el clavo. Primero, por su propuesta de re-bautizar la noción de privacidad con ese prefijo que connota novedad: la ultraconectividad de la Internet total exige sin duda repensar la privacidad que incluso en los primeros años de la era de Internet hemos venido preservando; y hacerlo desde parcelas legales, pero también desde otros campos científicos, como los que de un tiempo a esta parte vienen generando la llamada Ciencia de la privacidad.

Segundo, por la faceta formativa de la que se propone dotar a la actividad de las Agencia públicas de protección de datos: siempre he pensado que el mejor terreno de acción de estos organismos es el de la promoción y el incentivo de la “sanción positiva” (Bobbio dixit), sin perjuicio del inevitable, aunque en tantas ocasiones quizá excesivamente severo de la sanción negativa o “pura y dura”. Máxime cuando en ocasiones se cierne sobre empresas de mediano y hasta pequeño tamaño, para las que la información en estas materias no siempre resulta fácilmente accesible, o que incluso han adoptado medidas tratando de respetar la normativa en cuestión. Y ninguna medida de fomento mejor que la formación y la orientación a quien ha de poner en práctica una determinada normativa, idealmente adelantándose a su propia entrada en vigor. Parece que así ha comenzado a entenderlo nuestra Agencia de protección de datos, sin ir más lejos a través de instrumentos en esta línea tan útiles y tan rigurosamente elaborados como su Guía sobre cookies, entre algunos otros documentos de parecida índole.

Tercero y último, porque hablar de “customización” o de personalización, si se prefiere, es hacerlo de una de las tendencias clave que la Internet de las cosas, el cloud computing o la “consumerización” de la “Internet de apps” han traído consigo. Trasladados al mundo de la privacidad, estos desarrollos han generado el complemento del “Big Brother” por el “Big Other” de que habla la CNIL francesa, es decir, la granularización de las amenazas a la privacidad a resultas de la potencialidad invasora de infinidad de herramientas digitales en posesión de casi cualquier persona.

Ya he comentado en otras sedes que una de las consecuencias que de aquí derivará será la necesidad de repensar el clásico equilibrio “titular de datos-responsable del tratamiento”, hasta hoy casi del todo ajeno a ese tipo de situaciones, al basarse en encomiendas deliberadas de responsabilidad por parte del ciudadano a quien los datos pertenecen (a la hora de suscribir un contrato con una empresa o de solicitar una subvención pública, pongamos por caso). Re-pensamiento nada fácil, si tenemos en cuenta que la indicada granularización elevará exponencialmente el número de sujetos potencialmente responsables del tratamiento de nuestra información.

  

    

Compartir

ABC.es

La ley en la Red © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una visión en profundidad de la actualidad de Internet desde perpectivas jurídicas, sociales y políticasMás sobre «La ley en la Red»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031