Internet puede mejorar la calidad de vida ciudadana

Publicado por el Feb 11, 2013

Compartir

La Diputación Foral de Vizcaya desarrolla un proyecto de impacto mundial de empleo de Internet y las TICs en el ámbito municipal. 

Por amable invitación del IESE, tuve el pasado 6 de febrero de 2013 la ocasión de presentar en una sesión de trabajo el Proyecto BiscayTik, que fue objeto de un minucioso estudio sobre la base del conocido “método del caso” harvardiano. Tomaron asimismo parte en la sesión, junto a unos 40 profesionales especializados, el profesor de IESE Dr. Pin Arboledas, director del Centro de liderazgo público y gobierno de esa institución; el Dr. García-Manzano, director ejecutivo de dicho Centro; Ibón Oñate Zamalloa, director de Administración, servicios e innovación pública de la Diputación Foral; y José Luis García Díaz, gerente de sector publico de Microsoft Ibérica. Asistió igualmente el actual director de la Fundación BiscayTik, gestora del proyecto, Juan Antonio Martín Zubiaur.

El Proyecto BiscayTik, promovido por la Diputación Foral de Vizcaya en 2008, pretende desde entonces colaborar con los municipios vizcaínos a fin de lograr que hagan un intenso uso de Internet y las TICs en beneficio de sus ciudadanos.

Los 112 ayuntamientos vizcaínos son de muy variados tamaños: además de Bilbao, únicamente dos, Guecho y Baracaldo, superan los 50.000 habitantes; solo otros ocho los 25.000; y la inmensa mayoría tienen una población inferior a los 5.000. Con anterioridad al lanzamiento del proyecto, apenas un 5% de entre todos ellos poseía medios de tramitación electrónica de expedientes administrativos. Por supuesto, municipios de gran tamaño, como Guecho o Baracaldo, contaban ya entonces con medios relativamente avanzados, mientras que Bilbao dispone de recursos de administración electrónica que le sitúan en la primera posición relativa entre todos los municipios, no ya siquiera de Vizcaya o Euskadi, sino de toda España.

Ante esta situación, no es pues de extrañar que el primer objetivo del proyecto fuera justamente el de homogeneizar un panorama tan variopinto, abriendo la posibilidad de que todos los municipios del territorio, y no solo los grandes, disfrutaran de los medios electrónicos adecuados a sus necesidades. 

El segundo objetivo era acercar la gestión pública a los habitantes del correspondiente municipio, gracias a trámites electrónicos que le permitieran relacionarse con su ayuntamiento con mayor facilidad, flexibilidad y ahorro de tiempo. Es obvio que Internet constituye un medio de enorme utilidad para este fin.

Finalmente, BiscayTik buscaba hacer de su Diputación y de los municipios de Vizcaya un modelo de referencia internacional en la administración electrónica, involucrando en ello a las empresas locales, mediante la explotación público-privada del conocimiento resultante.

Dotado con un presupuesto de partida de 25 millones de euros, fue finalmente adjudicado en 17 millones. 

Los recursos que se pretendía crear eran: un gestor administrativo municipal, encargado de automatizar expedientes de toda índole; un sistema de portales web, que asegurase el uso propio a cada municipio y con el que los ciudadanos pudieran relacionarse en todo momento y desde cualquier lugar; un llamado “pasaporte digital”, compuesto de medios de identificación personal y de una cuenta de correo electrónico; y un centro de conocimiento, destinado a albergar un vivero de empresas y diferentes actividades de formación.

El proyecto se enfrentaba al nacer a toda una serie de retos, de relevancia comparable a la de los ambiciosos objetivos que pretendía cumplir. Narro a continuación los que a mi entender son más importantes.

En primer término, BiscayTik debía resolver el problema de la gran diversidad de tamaños de los municipios vizcaínos. Respecto de los grandes, las dificultades no fueron de gran relieve: lejos de quedarse enteramente al margen, los mayores ayuntamientos adoptaban aplicaciones en determinadas materias, de especial utilidad para ellos, como por ejemplo los servicios sociales.

El problema respecto de los pequeños quedaba por otra parte solventado de antemano en virtud del carácter gratuito del proyecto, enteramente sufragado con cargo a las arcas de la Diputación Foral.

Otro escollo de gran relieve venía al fin y al cabo representado por el muy diverso color político de los distintos municipios del territorio. Es natural pensar que aquéllos que estuvieran en manos de partidos distintos al que ostentaba el poder en la Diputación, fueran en principio recelosos, pudiendo incluso temer una voluntad solapada de control por parte de ésta, voluntad que evidentemente sería contraria a la autonomía municipal. 

El modo de sortear el escollo estaba implícito en una de las claves del proyecto, cual es su naturaleza completamente voluntaria para cualquier ayuntamiento que desee integrarse, tanto en cuanto al hecho de adherirse o no, cuanto en relación con los concretos servicios que quiera instalar.

Por otro lado, el hecho de que la base tecnológica de BiscayTik venga constituida por una nube privada, garantiza que solo el ayuntamiento en cuestión pueda tener acceso a sus propios expedientes y recursos, que no se comparten con ningún otro, ni con la misma Diputación Foral.

Podría incluso sostenerse que 17 millones de euros suponen una cantidad demasiado elevada en tiempos de crisis económica. La Diputación calculó sin embargo que, para un uso anual aproximado de la plataforma por parte de 500.000 personas, la reducción estimada en horas de desplazamientos a fin de realizar trámites municipales sería de unas cuatro horas, lo que a su vez permitiría ahorrar unos 40.000.000 de euros. La simplificación de la tramitación administrativa se traduciría en un ahorro anual suplementario de otros más de 11.000.000 de euros, en tanto que solo en papel se dejarían de gastar otros más de 28.000. Sobran pues los comentarios.

No obstante, el retorno de inversión (ROI) no queda ahí, puesto que el centro de conocimiento proyectado está llamado a gestionar el 80% de la propiedad intelectual sobre las aplicaciones generadas por la empresa adjudicataria, en colaboración con las empresas vizcaínas del sector digital, mientras que el 20% adicional lo ha de ser con empresas digitales del resto de España. De este modo se asegura que la riqueza generada por el proyecto quede en gran medida en el propio territorio, consiguiéndose así que la inversión resulte, incluso a medio plazo, enormemente productiva.

Pasados varios años desde el inicio de su implantación, el Proyecto BiscayTik agrupaba a comienzos de 2013 nada menos que a 102 del total de 112 municipios de Vizcaya. El proyecto constituye pues un autentico caso de éxito en la aplicación de Internet y las TICs en el sector público. Ese éxito, por cierto, no lo es únicamente a escala española, incluso europea, sino global: así lo considera la propia empresa adjudicataria, que hace gala de él como la mejor experiencia que nunca haya realizado en gestión local y regional en todo el mundo. Y así pude constatarlo yo mismo, al decantarme por él de entre varias decenas de casos de éxito en la materia existentes en el mundo. El hecho de que más de 15 países se hayan interesado ya directamente por adquirir know-how al respecto viene también a atestiguarlo. 

Ésta, la de constituir un éxito de implantación, era una de las cuatro condiciones que yo mismo me había marcado para seleccionar la que a mi juicio pudiera estimarse como la mejor experiencia en este campo.

A ella se añadía la de ser un proyecto significativo, a la luz del peso político y empresarial de sus protagonistas: es evidente que tanto la Diputación Foral de Vizcaya como Microsoft Ibérica, la empresa adjudicataria, satisfacían uno y otro requisito, respectivamente.

Asimismo, la de ser un proyecto de punta tecnológica, que de ser posible, se inscribiera en el marco de las tecnologías Big Data, de creciente relevancia en el mundo digital: la arquitectura de cloud computing sobre la que BiscayTik está construido lo hacía perfectamente apto en este sentido. 

Finalmente, el proyecto había de tener una vocación decididamente ciudadana, debiendo ir mucho más allá de las meras experiencias de “back-office”, en el sentido de simple mejora de procesos internos a la propia Administración: un proyecto representativo y verdaderamente innovador en esta línea había pues de implicar a los ciudadanos, debiendo casi “salir en su busca”, a fin de ofrecerles una mayor cercanía y con ello un mejor servicio. No cabe duda de que, con su vocación de mejorar la calidad de vida de las personas, BiscayTik se acomodaba igualmente a este último requisito.

Lo que ahora cabe esperar y desear es que ejemplos de talla global como el de BiscayTik cundan decididamente entre las Administraciones españolas. Con ello se ahorrarán costes directos de gestión, se hará la vida más fácil a los ciudadanos y se contribuirá a que España sea líder mundial en una faceta capital también en el ámbito digital, como es la del gobierno y la Administración.

 

Compartir

ABC.es

La ley en la Red © DIARIO ABC, S.L. 2013

Una visión en profundidad de la actualidad de Internet desde perpectivas jurídicas, sociales y políticasMás sobre «La ley en la Red»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31