Internet: prometedor futuro para el mundo en desarrollo, palpable realidad para Google (y alguna empresa más) (y II)

Publicado por el ene 28, 2013

Compartir

El estudio Internet in Numbers 2012 de la consultora Royal Pingdom arroja interesantes conclusiones acerca del peso del mundo en desarrollo y de determinadas empresas en la actual Internet.

Las redes sociales, por su parte, siguen mostrando su enorme fortaleza. Sucede así con las genéricas, como Facebook, que sobrepasaba en octubre de 2012 los mil millones de usuarios activos por mes (solo China e India tienen mayor “población”). También con las de perfil profesional: la líder mundial, LinkedIn, llegaba a lo largo de 2012 a los 187 millones de usuarios. Y con redes tipo Twitter, dotadas de una evidente potencialidad política, como acontecimientos iniciados fundamentalmente en 2011 se encargaron de demostrar: así el estallido de los movimientos 15-M u Occupy Wall Street, o la mal llamada “Primavera Árabe” (¿cómo referirse en términos de “primavera” a iniciativas revolucionarias que, a la par que modalidades bien singulares de “liberación”, han causado y vienen causando ríos de sangre en varios de los países afectados?): Twitter alcanzaba en diciembre de 2012 los 200 millones de usuarios activos por mes.

Tres datos más sobre Twitter, que vuelven a incidir en su enorme poder como herramienta de difusión e influencia políticas: el tweet de Barack Obama “Cuatro años más” fue “retuiteado” más de 819,000 veces, lo que lo convirtió en el retweet más popular de la Historia. El número de tweets por minuto que se alcanzó tras la re-elección del  propio Obama fue de 327,452, también el más elevado de la Historia. Finalmente, el número de jefes de Estado que disponen de cuenta en Twitter pasó a ser de 123 (Benedicto XVI entre ellos).

El año 2012 corroboraba por otro lado una idea ya sobradamente conocida, y en su momento destacada, entre otras muchas, por fuentes de tanta autoridad como la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones): la de que Internet es cada vez más móvil. Éstos son los datos de 2012 que respaldan lo afirmado: el número de titulares de smartphones ha subido a 1.100 millones en todo el mundo, en tanto que el de usuarios de teléfono móvil ha pasado a ser de 5.000 millones, o sea, más de dos tercios de la Humanidad, concretamente algo más del 70%.

En materia de Internet móvil, no obstante, queda un inmenso potencial de crecimiento, como demuestra el que aún solo el 13% del tráfico mundial de Internet corresponda a dispositivos móviles. Ésta es la base para poder extraer una relevante conclusión más, a su vez basada en dos constataciones: la de que las regiones con menor penetración de Internet (África, Asia y Latinoamérica/Caribe) evidentemente coinciden con las de menor desarrollo en infraestructuras de telecomunicaciones; y la de que, precisamente por ello, la vía preferente de acceso a Internet por la que estas regiones están optando es justamente la móvil, es cierto que necesitada también de soportes físicos, si bien en mucho menor medida que la de la canalización “hasta la última milla”. Ambos factores explican de hecho esa elevada cifra de usuarios de teléfonos móviles en el conjunto del planeta, que en manera alguna resulta comparable a las de acceso a Internet, como hemos visto muy inferiores en esas mismas regiones.

La conclusión no puede ser otra: el peso creciente de la Internet móvil traerá de la mano un también mayor nivel de influencia del mundo en desarrollo en Internet y, más generalmente aún, en el entorno digital. Y del mismo modo que el acceso a los dispositivos móviles se ha producido de forma acelerada entre las poblaciones de África, Asia y Latinoamérica/Caribe, es de prever que ese incremento del peso de estas regiones en el entorno digital tenga lugar en un plazo relativamente corto.

A nadie se le escapa que esta conclusión tendrá un evidente y, como decía, bien próximo reflejo en la gobernanza de Internet, que distintos números de este La Ley en la Red han venido comentando. Si no el número de Estados, ni tampoco desde luego la población, el argumento hoy por hoy esgrimido con comodidad por el mundo desarrollado para mantener el “statu quo” en esta materia es el de que el grueso del tráfico se genera en sus países (básicamente Europa, Norteamérica, Japón, Corea del Sur y Australia/Nueva Zelanda). Difícilmente se podrá mantener esta tesis cuando, más pronto que tarde, los países en desarrollo controlen también la mayor parte del tráfico global de Internet: el factor “móvil” será su mayor aliado al efecto.  

Finalmente, Google: sí, quizá extrañe que merezca mención aparte en este comentario, si bien lo que en absoluto sorprenderá son las cifras que la justifican: su número de webs se incrementaba un 15.9% en 2012, mientras que sus 191 millones de visitas la hacían ocupar el primer lugar entre los sitios web de los EE.UU. En el caso del video, sus más de 150 millones y medio de usuarios únicos hasta septiembre de 2012 les hacían igualmente ser los números uno en este campo.

El liderazgo se extendía por primera vez en 2012 al subsector de navegadores, donde Chrome arrebataba al Explorer de Microsoft la primera posición en el mundo, con una cuota de mercado del 36,4%, quedando aquél en el 30,8%, mientras que FireFox bajaba al 21,9% y Safari de Apple subía ligeramente hasta el 7,9%.

En tanto que la posición de predominio se mantenía holgadamente en materia de búsquedas, siendo la cuota de mercado de Google en los EE.UU. del 67%; en Europa está en torno al 90% y en países como España alrededor del 95%.

A esta posición dominante en los tres principales exponentes de la World Wide Web (visitas a sus sitios, navegadores y búsquedas), Google añade otra “con una pica en el futuro”: la de Internet móvil: en 2012, vendía 465 millones de smartphones equipados con el sistema operativo Android, un 66% del total del mercado.

Así pues, y salvo en redes sociales (donde Google+, aunque también en crecimiento, se mantiene muy lejos de líderes como Facebook), Google es el elemento hegemónico en las otras dos principales dimensiones de Internet, World Wide Web y acceso móvil.

En una entrega anterior analizábamos los problemas que esta hegemonía podía llegar a suponer, tanto para Internet en su conjunto, usuarios y competidores en particular, como para la propia Google. La clave está lógicamente en que Google no traduzca su predominio en prácticas abusivas. Es de esperar que una empresa tan brillante sea consciente de ello y, por el bien de todos, actúe al respecto con la mayor sensatez.

 

Compartir

ABC.es

La ley en la Red © DIARIO ABC, S.L. 2013

Una visión en profundidad de la actualidad de Internet desde perpectivas jurídicas, sociales y políticasMás sobre «La ley en la Red»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031