Internet, de Snowden al Estado Islámico: ¿Un cambio de paradigma?

Publicado por el mar 2, 2015

Compartir

Hace apenas unas horas, en una reunión de trabajo, tenía la ocasión de escuchar de primera mano a uno de los máximos responsables mundiales de una de las principales techs norteamericanas, cómo en apenas un par de años hemos asistido a una curiosa mutación: de exigir a estos gigantes de la Red que se nieguen a colaborar con demandas irrazonables de información personal procedentes de los gobiernos, obviamente a raíz de las revelaciones de Snowden y los abusos del programa Prisma; a demandar a estas mismas compañías que colaboren en la mayor medida posible con los gobiernos (los democráticos al menos), a fin de poder perseguir y castigar acciones de grupos terroristas como el Estado Islámico, que fácilmente entran de lleno en acciones tan horrendas como el genocidio o los crímenes contra la humanidad.
La reflexión, fruto sin duda de la experiencia de quien día a día se enfrenta a permanentes, intensos y muy sofisticados intentos de sabotaje de su plataforma, me ha parecido muy honda y del mayor interés.
En efecto, podría ser expresión de un cambio de paradigma, que, al hilo de atrocidades como las recién mencionadas, podría llevarnos a recordar con mayor nitidez que hasta ahora que derechos tan elementales como la privacidad, incluso la libertad de expresión, deben necesariamente modularse cuando quienes de ellos abusan son activistas de una crueldad probablemente desconocida desde los peores tiempos del nazismo, a su vez responsable de las mayores atrocidades probablemente jamás cometidas en toda la Historia de la Humanidad.
Estudios como el publicado la pasada semana por Amnistía Internacional, que proclama 2014 como un año trágico en el que se han recrudecido hasta extremos en ocasiones salvajes conflictos como los de Siria e Irak, o las situaciones de Libia o Nigeria, entre sin duda algunas otras, lo reflejan bien a las claras.
Por ello mismo, cobran especial relevancia y actualidad líneas de investigación como la de la profesora de Harvard y American University Susan Benesch, quien cataloga una nueva categoría de discurso, el que ella misma denomina “discurso peligroso”, caracterizado frente al de odio o xenófobo por generar indefectiblemente violencia en masa contra integrantes de determinados grupos por motivos de raza, nación, orientación sexual o religión, entre otras condiciones (el discurso de odio puede generar esa violencia, pero también no ocasionarla).
Lleva algunos años Europa muy celosa por proteger derechos capitales como los citados, quizá sobre todo la privacidad. Quien con mínima asiduidad haya visitado estas páginas conocerá sobradamente su posición a este respecto, pues con mayor o menor énfasis en expresión o en privacidad, éstas siempre han venido reflejando una cerrada defensa de una y de otra, y también de otros derechos, en la Red. Puede que incluso como propio reflejo del ambiente general que al respecto se respira en nuestro Continente.
No obstante, y muy recientemente, relevantes voces de la Unión Europea, al hilo del terrible atentado de París contra redactores de la revista Charlie Hebdo, reclamaban la necesidad de que también las autoridades europeas terminaran teniendo acceso a volúmenes de datos comparables a los de las norteamericanas.
Paradójico: este Continente que lleva dos años escandalizándose por violaciones transatlánticas de la privacidad, y me incluyo entre quienes lo han hecho, comienza ahora a sentir esa misma necesidad de disponer de información que permita combatir eficazmente el crimen internacional, en ocasiones indescriptiblemente inhumano, en la era de internet.
¡Quién lo iba a decir! Snowden ha terminado por imbuir en el poder público estadounidense un celo por la privacidad que es evidente nunca antes tuvo. Así lo demuestra la reacción de la Administración Obama a partir de enero de 2014.
Mientras que el Estado Islámico, AlQaida y sus satélites, junto a sus “lobos solitarios” a lo largo y ancho de Europa, acabarán quizá logrando que Europa, al menos comience a plantearse si nos convienen o no lecturas maximalistas y a veces hasta hipócritas, de la privacidad.

Compartir

ABC.es

La ley en la Red © DIARIO ABC, S.L. 2015

Una visión en profundidad de la actualidad de Internet desde perpectivas jurídicas, sociales y políticasMás sobre «La ley en la Red»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031