Dark Data: la privacidad ante el Big Data “abisal”.

Publicado por el Sep 22, 2014

Compartir

El 18 de septiembre de 2014 se celebraba en Madrid uno más de los siempre interesantes eventos de la consultora tecnológica IDC, por a la vez profundos e innovadores, en esta ocasión dedicado a Big Data y Analytics.

Dos aspectos me llamaron especialmente la atención, en un contexto general de ponencias que tuvo en la inteligencia de negocio (business intelligence) su hilo conductor primordial: uno de ellos fue la idea resaltada por Fernando Maldonado, Director de estudios de la propia IDC, en sus reflexiones introductoras de la jornada: la de que el actual entorno tecnológico y de negocio demanda una inversión de la cadena de generación del Big Data, que estamos acostumbrados a ver encabezada por los procesos analíticos de base fundamentalmente tecnológica y solo al final coronada por la creación de valor para la empresa. En su opinión, la creación de valor ha de pasar a primer término de generación, una vez muchas empresas vienen ya poniendo en marcha procesos de explotación sobre la base del Big Data.

El otro aspecto, al que ya dedicamos el resto de estas líneas, fue la estimulante exposición de César Funes, ingeniero de telecomunicación y uno de los principales responsables de Canal comercial a escala europea de Commvault. Versó sobre Dark Data, esa particular categoría de datos caracterizada genéricamente por su “oscuridad”, sometidos como están a la preponderancia en las organizaciones de los datos procesados y analizados.

Funes definió el Dark Data con arreglo a los siguientes cuatro rasgos: a) Datos no estructurados, bien en forma de imágenes, de correos electrónicos o de archivos de texto. b) Datos previamente captados y posteriormente almacenados por la organización en cuestión. c) Datos no analizados ni procesados, lo que a su vez produce como consecuencia que su valor sea desconocido. Añado por mi parte una consecuencia más, la de que al no estar analizados ni procesados, estos datos carecen de la que a mi entender constituye característica principal de las tecnologías Big Data (más allá de las habitualmente mencionadas 3Vs, por volumen, velocidad y variedad de los datos que generan), cual es el hecho de “fabricar” información interconectada. d) Y datos retenidos, principalmente por motivos de regulación legal (por ejemplo seguridad o salud públicas). Puede verse al respecto la figura siguiente:

Slide4

                         Fuente: César Funes, Commvault.

El propio César Funes precisó las que denominó “fuentes” del Dark Data, que fundamentalmente centró en el correo electrónico, la Internet de las cosas y las copias en almacenamiento secundario de datos en producción. La figura que sigue lo cuantifica y detalla con mayor precisión.

Slide5

                     Fuente: César Funes, Commvault.

El actual debate en torno a Big Data se centra en los que podríamos decir son datos “estrella”, los que son objeto de tratamiento y análisis, y por tanto dan pie a creación -en mayor o menor medida inmediata- de valor. El acierto del enfoque de Funes estuvo en reivindicar la importancia de estos datos oscuros, y en el hecho de que pueden llegar a constituir materia prima adicional de valor para la organización que los almacena.

Debe en contraste destacarse que el dato oscuro sí que ha venido siendo suficientemente atendido en el ámbito estrictamente regulatorio. La normativa sobre protección de datos se extiende de hecho sobre todo tipo de datos, sean oscuros o “estrella”: de hecho, es de ordinario en datos oscuros en los que pensamos al invocarla, ya para salvaguardar información personal dimanante de una fotografía, de un correo electrónico o de un archivo en Word. Más aún, en lo que a la legislación sobre privacidad se refiere, el principal reto del Big Data reside justamente en capacitarla para reaccionar con eficacia frente a los riesgos del dato “estrella”, por voluminoso, veloz, variable e interconectado. Hemos hablado mucho en este espacio sobre todo ello. Mientras que venimos décadas dando por supuesto que el derecho a la protección de datos, y la privacidad en general, han de desplegarse sobre algunos de los “frutos” más primigenios de Internet, como por es ejemplo el correo electrónico.

La noción de Dark Data nos ayuda por tanto a comprender el objeto de la regulación sobre privacidad y protección de datos (que como ya con más nitidez vemos debe aplicarse tanto a datos oscuros como procesados y analizados). Ahora bien, su virtud radica también en alertarnos acerca del desafío que en el plano legal supondrá el paulatino salto “de la tiniebla a la “luz” de cantidades crecientemente voluminosas de datos aún hoy oscuros. Sobre todo si tenemos en cuenta que la regulación de datos interconectados ha venido ya estirando al límite las costuras normativas vigentes en la actualidad.

Compartir

ABC.es

La ley en la Red © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una visión en profundidad de la actualidad de Internet desde perpectivas jurídicas, sociales y políticasMás sobre «La ley en la Red»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031