Twitter al rescate del Oviedo

Publicado por el nov 3, 2012

Compartir

mata.jpg

Chris Sayonas es un tipo que vive en Liverpool y que esta mañana añadió a su perfil de futbolero en Twitter que es «orgulloso accionista del Real Oviedo». Como él, también compraron esta mañana acciones del club azul gentes de Dinamarca, Jordania, Nueva Zelanda, Dubái, México, Austria, Israel. Muchos de ellos arrastrados a una pasión inesperada y repentina por la de Sid Lowe, periodista inglés de The Guardian que trabaja en Madrid y cayó enamorado del Oviedo en los 90, cuando estudió en la ciudad con una beca erasmus. «Una vez me llevaron al campo con el tobillo escayolado», cuenta todavía.

Ahora el club, después de años de dificultades financieras, políticas y de gestores, bordea una vez más su desaparición. En verano puso en marcha una ampliación de capital para evitarla. Necesitan casi dos millones de euros. La primera fase, la reservada a los ya accionistas, reunió sólo 60.000 euros. Esta mañana se abrió la segunda. Hay tiempo hasta el 17 de noviembre, dos semanas. Lowe se lanzó ayer a una apasionada campaña para salvar al equipo de cuya cantera salieron Cazorla, Mata y Michu, por ejemplo, los tres brillando estos días en la Premier. Por ahí comenzó a seducir a los ingleses. Tenían la oportunidad de salvar un histórico que había producido esas perlas.

«Increíble ser accionista de un club de fútbol», escribió Liam Abeysekera en Twitter después de comprar dos acciones, a 10,75 euros cada una. A él le costaron un poco más por las comisiones del sistema de pagos paypal, que el Oviedo se vio obligado a poner a funcionar por el interés de fuera. También tradujeron en pocas horas al inglés la web con las instrucciones.

Mientras las acciones se desperdigaban por el mundo, muchos ovetenses se acercaron a las oficinas del estadio Carlos Tartiere. En cuatro horas juntaron 50.000 euros.

Las pasiones aparentemente absurdas resultan imparables. Es casi seguro que ese dinero que ha ido lloviendo toda la mañana nunca regresará a los flamantes accionistas, pero muchos planean colgar en las paredes de casa sus títulos de micro propietarios.

Ollie Chamberlain, de Londres: «Cuando me levanté esta mañana era un perdedor que no no poseía una parte de un club de fútbol. Ahora soy un orgulloso accionista del Oviedo». Mikel Ellis, de Liverpool, regalará un par de ellas en Navidad. Varios compraron para sus hijos recién nacidos. Para que se sintieran orgullosos de mayores, decían. Los rastros infantiles son los que salvan al fútbol. Quizá también a nosotros. De ahí la importancia del fútbol, capaz aún de recuperarlos.

Creo que entraré ahora ahora a comprar también un pedazo de aquello, de esas tardes comiendo pipas en un fondo del antiguo Tartiere. Impregnado del olor de la hierba recién cortada. Y del miedo del Madrid, del Barça, del Atleti, a un rincón pasional e indescifrable.

 

(Si hay más insensatos, todas las instrucciones en www.yosoelrealoviedo.com)

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2012

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031