Olvidar a Mourinho

Olvidar a Mourinho

Publicado por el may 20, 2013

Compartir

José Mourinho se adentra ahora en una de las etapas más desconcertantes de su paso por el Real Madrid. Se trata de una fase de disolución en la que dejará, por ejemplo, de ser el patrón de oro del madridismo, sus desviacionismos y sus disfraces. Lo extraordinario es que este cambio sucederá sin necesidad de que él cambie un ápice. De nuevo aflorarán otras formas de ser del Madrid, del mismo modo que él demostró que no resultaba imprescindible jugar como el Barcelona, ni resultaba moralmente condenable hacerlo de otro modo. Ni siquiera tenía por qué ser menos efectivo. Continuará unos días en la nómina del club, incluso se sentará en el banquillo en los dos partidos que quedan de Liga si lo permite el Comité de Competición; seguirá ahí, pero se ha empezado a vivir como si no estuviera.

Le pasa también a los niños en una época de similar extrañamiento, esas semanas en las que comprenden que los adultos hablan sobre ellos como si no los tuvieran delante, a veces incluso cogidos en brazos. Entonces, son los adultos quienes no comprenden. El fenómeno resulta especialmente singular en el caso de Mourinho, acostumbrado a ser él quien despliega ese teatrillo de estar y no estar al mismo tiempo. El día que aterriza en un equipo marca el comienzo del juego de estar a punto de marcharse. Ahora se le sabe lejos con certeza, mientras continúa acudiendo a su empleo en Valdebebas. No se conoce prodigio igual en la historia del ilusionismo: un truco que corresponde al público; no al prestidigitador que se ve sobre el escenario. A Mourinho han comenzado a olvidarlo con él delante, y la única ayuda de un mantón llamado Ancelotti que de momento ni siquiera alcanza a cubrir del todo al futuro desaparecido.

Todo esto por medio de un procedimiento de lo más rutinario. La vida comienza a discurrir al margen de su presencia, como siempre ha hecho. Mourinho de repente tiene cuerpo de espectro a ojos de todos. Se desvanece, y queda pendiente ver cómo ha quedado cuando regrese como recuerdo, tal vez a recoger la medalla de subcampeón de Copa que dejó en custodia al Rey.

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2013

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031