La testosterona de Pistorius

Publicado por el feb 22, 2013

Compartir

pistorius.jpg

Un pasado se ha cruzado en lo que iba a ser un arreglo contra una memoria averiada. Las esperanzas en el asunto Pistorius estaban con el agente Hilton Botha. Pero el agente Hilton Botha tenía un pasado en el que disparaba a un minibús donde iban siete personas. Quería detenerlo a balazos, del mismo modo que Pistorius quería detener los ruidos en su cuarto de baño. Dos tipos fiados al plomo multiusos frente a frente. Botha, investigador de Pistorius.

Botha parecía venir a deshacer el último nudo sentimental que deja la balacera nocturna del cuarto de baño de Pretoria. Según él, que llegó a la casa de Pistorius a las cuatro y cuarto de la madrugada, allí encontró “cajas de testosterona, jeringuillas e inyecciones”. El alijo terminaba con el último matiz en la caída del ídolo. Botha llegó tarde a la muerte de Reeva, pero a tiempo para rescatarnos de la extraña duda de si quererle todavía un poco por lo bueno que había hecho antes de disparar.

Pero Botha había disparado antes. Al minibús. Así que lo han sacado del caso poco después de que el abogado de Pistorius asegurara que la testosterona en realidad eran unas cosas venidas de un herbolario. Su pasado deja en suspenso el arreglo de la memoria, de nuevo pendiente de un laboratorio. Como en el Tour.

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2013

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031