El truco McQuaid

Publicado por el Oct 24, 2012

Compartir

mcquaid.jpg

Quizá sea Pat McQuaid, escurridizo presidente de la UCI, el último de los grandes ilusionistas. Es este un rasgo suyo que precisamente por la maestría de su desempeño, ha quedado orillado en las crónicas de su último número, el de la desaparición de Armstrong. En realidad, en el ilusionsimo, la narración (o su ausencia) lo es todo, y McQuaid la ocultó, con lo que logró que su gran truco cayera en la categoría de rueda de prensa. Eso habría cambiado de haberse podido oír la locución clásica: “Para el siguiente número, voy a necesitar un informe ajeno, un pelotón de cámaras y millones de personas que vean repetidas mis palabras casi en bucle en miles de informativos de todo el mundo”.

Por no hablar del calculado desaliño aparente del escenario, esa desvaída sala de hotel, que sin embargo escondía sutilezas rayanas en la genialidad. Faltaban, es cierto, el cortinaje rojo, el tubo de luz, la varita: vulgaridades. McQuaid escogió para desaparecer a Armstrong un hotel levantado en el aeropuerto de Ginebra: los aeródromos internacionales son los lugares que más se acercan a no estar en ningún lugar. Dentro de ese hotel, eligió la sala St. Moritz, el santuario suizo  a casi 2.000 metros por encima del mar desde el que operaba el doctor Michele Ferrari, cerebro científico también de los planes de dopaje de la trama, suspendido de por vida también en el mismo informe ajeno.

Un lugar cercano a no estar en ningún país, una sala llamada como el centro del mal. Y un aparentemente humilde maestro de ceremonias: “Lance Armstrong merece ser olvidado por el ciclismo”, dijo McQuaid esa mañana, como sellando un baúl para arrojarlo al mar. Todo eso, y una locución ausente para disimular el gran encantamiento. “Cuando despierten, no recordarán lo sucedido esos siete años. Ni lo de Armstrong, ni lo nuestro. Ni este lugar, que evidentemente no existe”.

 

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2012

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031