El Mundial meditabundo

Publicado por el jun 24, 2010

Compartir

hinchas.jpg

A falta de brillo, el Mundial se ha puesto meditabundo. Una colección de disquisiciones sobre el propio ser emplomándonos sobre un diván de hierba. Así se explica lo que se ha visto (y lo que no ha llegado): futbolistas cabizbajos jugando con las manos amarradas a la espalda. Lo que no se explica es que haya sido Maradona el único que parece haber deshecho su nudo.

Inglaterra avanza a octavos con la gigantesca duda de si es Inglaterra o se ha transmutado en Italia. Tampoco sabe aún si agudizar su italianidad o probar a volver a lo de antes. En cualquier caso, es improbable entienda lo que necesita hasta que se encuentre en cuartos con Argentina. Uno se reconoce con mayor nitidez frente al enemigo. El problema es que si no gana a Alemania en octavos quizá no lo sepa nunca.

Francia, que desde la mano de Henry dio estrambóticas muestras de no soportar el fútbol, ya no necesita preocuparse más por él. Pero no tiene ya más remedio que ocuparse de lo que el propio fútbol parecía cubrir y era imposible que resolviera. Los futbolistas, que han logrado escapar de sí mismos, van a verse atrapados en un festival de comisiones parlamentarias y reuniones con ministros. Hasta con Domenech podría ser.

Incluso España anda mirándose en los espejos, por ver si es lo que era hasta hace un rato o lo que siempre ha sido. O si hay dos Españas, como en el eterno lamento, o sólo una, ágil y triunfante. Si la esencia la guarda Luis Aragónes o Vicente del Bosque. Si es con uno o dos mediocentros. Quizá lo mejor que le haya podido pasar a España en el Mundial es Francia, y oír el trasiego de ministros. Más que saber quiénes son desearán el fútbol, lejos de los despachos.

Y entre cavilantes, la extrañeza de Argentina, que ha resuelto el atasco freudiano de Messi y Maradona. Messi decía: “Me encantaría que en mi país me quisieran como en Barcelona”, y Maradona no hace más que besar a todo el mundo. Messi decía: “En la selección no era yo mismo, no era el que era en Barcelona”, y ahora salta feliz aunque no ha metido ni un gol. Corría la pregunta de si Maradona soportaría la grandeza de Messi, y le ha hecho capitán. Quizá la legendaria psiquiatría argentina ha encontrado en el fútbol su área de efectividad. Y una recua de pacientes, eso sí.

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2010

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031