El exquisito Arbeloa

Publicado por el Nov 26, 2012

Compartir

arbeloa.jpg

Una muestra de distinción básica consiste en disponer siempre de alguien que saque la basura por uno, algo muy al alcance de cualquier futbolista; pongamos, de Arbeloa. El rasgo, como es natural, tiene gradaciones más allá del pequeño laberinto de la comunidad de vecinos. El gángster comienza a caminar erguido en el momento que encuentra un propio que empuñe el bate de béisbol por él, del mismo modo que al columnista se le levanta la punta de la nariz a medida que los autores rumanos le rellenan los artículos.

En la costumbre de la cita también hay grados. De muleta sobre la que descansar parte de lo que se quiere decir, a la ventriloquia: desaparece la mano del autor en el intestino del muñeco rumano, que es quien recita lo suyo. Pese a los clichés, en el fútbol se trafica ya casi más con la palabra que con los bates. A las críticas al juego del Real Madrid en su derrota contra el Betis, Arbeloa respondió con un párrafo que terminaba también ahogado en el cubo de los desperdicios: “Cualquier vulgar pieza de basura tiene más significado que la crítica que escribimos para descalificarla”. La cita, el bate y la comunidad de vecinos en un solo tuit.

Ese rasgo de distinción que supone contar con alguien que haga los recados incluye muchas veces la indiferencia hacia la identidad de ese alguien. El gángster se fija en la contundencia del batazo más que en el currículum del bateador, aspecto en el que suele poner más cuidado quien escribe. Por eso casa mal con la exquisitez del Arbeloa escritor que haya escogido a un tipo más bien barcelonista (a decir de sus gustos declarados en Facebook) como muñeco de su ventriloquia para defender una mala noche madridista.

(No lo cita, pero el párrafo que arrojó a los críticos está extraído del artículo “Crítica crónica”, publicado por David Ovejero en la página 13 la revista barcelonesa BCNmes: “Todos somos expertos de todo y por tanto nadie lo es, pero aun así seguimos criticando. Anton Ego, crítico gastronómico de la joya de Pixar Ratatouille, lanza, tras probar la exquisitez del minichef Remy, un pequeño gran discurso: “En muchos sentidos, el trabajo de un crítico es fácil. Arriesgamos muy poco y, sin embargo, disfrutamos de nuestra supuesta superioridad sobre aquellos que someten a nuestro juicio su vida y su obra. Disfrutamos con las críticas negativas, que son divertidas de escribir y de leer. Pero la amarga verdad que los críticos debemos enfrentar es que, en el gran plan de las cosas, cualquier vulgar pieza de basura tiene más significado que la crítica que escribimos para descalificarla””.)

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2012

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31