El club de los melancólicos

Publicado por el May 21, 2012

Compartir

Si el sábado por la noche Di Matteo y Heynckes se hubieran cruzado en un bar en lugar de sobre el césped del Allianz Arena, quizá se habrían guiñado un ojo. Con la dolorosa complicidad de dos tipos abandonados por la misma chica que se reconocen al final de la noche.

Dos entrenadores rumbo a la nada después de ganar lo máximo. En ese ir hacia ningún sitio es sobre el que se sientan los abandonados a beber juntos. Pero Di Matteo acababa de reventarle la fiesta a Heynckes y tendrán que dejarlo para otra noche.

·

Esa noche que no sucederá quizá podrían charlar sobre la moralidad o su ausencia de esta Champions del Chelsea. Andan estos días los que saben dándole vueltas al mal que le puede hacer al fútbol este triunfo de un equipo que aguarda. Si todos se lanzarán ahora a jugar así, a lo fácil, lo que viene siendo ganar sin más. Esa presunta noche Di Matteo, a un paso ahora del despido como estuvo desde el principio, podría carcajearse: ¿Ganar sin más? Sin más días por delante. O podría también carcajearse de los cientos de equipos que en esa temida avalancha del mal intenteran lo mismo sin conseguir nada. Con esas carcajadas suyas de ojos entreabiertos que ni son carcajadas ni nada.

·

Acompañaría bien Fernando Torres, siempre tan lejos de la felicidad en mitad de las fiestas. Abandonado antes de encontrar a quien le desprecie. Incómodo en el Chelsea después de la final. Descontento con haber apurado la recuperación de su rodilla después de haber sido campeón del mundo en Sudáfrica. La felicidad no es que se le haga inalcanzable es que en el fondo le estorba, quizá porque se choca con lo desvaído de su mirada.

·

Kobe Bryant y Pau Gasol se encuentran aún en el bar anterior a ese en el que beberían los melancólicos abandonados. Ellos están ahora en el abandonarse, ese rato tan sonrojante en que se decide destapar lo que la bonanza había cubierto. Como si no pudiera irse cada uno por su lado sin un buen juego de lustrosas cicatrices. Quizá sea eso la mirada como entre persianas de Di Matteo, un par de cicatrices. El signo de la melancolía del abandonado.

 

 

 

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2012

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31