De Cobi al chandalismo

Publicado por el jul 23, 2012

Compartir

Lo peor de este olor a Juegos Olímpicos a punto de estrenarse es esa especie de nostalgia de juventud perdida con la que llega. Sí, han pasado ya 20 años de Barcelona 92. Entonces, como ahora, si algo compartíamos en España era un futuro. Pero le ha sucedido en este tiempo lo que suele pensar uno que le ha sucedido a su juventud escapada cuando le han pasado por encima 20 años de excesos. Nos llega ya el dolor de la nostalgia al recordar la flecha de Antonio Rebollo atravesando la noche barcelonesa hacia el pebetero del estadio olímpico. Aquella noche España, repleta de ilusión, se sentía coqueta mientras la miraba el mundo. Esa noche, y muchas noches después, los Juegos funcionaron como un conjunto extraordinario de hechos que demostraban de lo que era capaz un país orillado hasta entonces en la escena internacional. El éxito de aquellos días de verano constituía un mensaje que resumía el progreso social, cultural y económico de 15 años y avanzaba cómo se soñaba el país de ahí en adelante.
Entonces, los Juegos se pintaban con la imaginación y el atrevimiento de la Fura dels Baus y su inolvidable espectáculo de apertura. Por ellos corría Cobi, la inesperada mascota diseñada por Javier Mariscal, hasta ahora todavía la más rentable para el COI de la historia de los Juegos modernos. De la imaginación y el atrevimiento creativo, al chandalismo ruso de mosaicos de Bosco subcontratados sin coste aparente. Del ansia de futuro del 92, pura juventud, al vértigo diario del sobrevuelo de malas sorpresas.

Aunque se vienen ahora desde el viernes, día de la ceremonia de inauguración, algo más de dos semanas repletas de sueños, pese a todo. Los Juegos conservan una enorme capacidad de emocionar con su repertorio de ilusiones, esfuerzos y logros de seres extraordinarios en su capacidad de brillar por encima de sí mismos. Quizá también esos días podamos volver a sentirnos jóvenes como en aquella noche del 92, en lugar de obligados a pasear por polígonos industriales desiertos vestidos con el chándal de Bosco.

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2012

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031