Cuando el Madrid y la Champions se quedan a solas

Publicado por el feb 13, 2013

Compartir

mouchampions.jpg

Si algún gesto del Real Madrid ha sido especialmente subestimado, ha sido su alarde de contención para dejar pasar la Liga cuanto antes. Hace meses que queda sólo la Champions. Lejana desde el momento en que vieron al Barcelona despegar hacia el título doméstico. Únicamente la Champions, solitaria en mitad del paraje vacío de las ilusiones madridistas. Se trata también de la soledad de las cumbres.

El Madrid es la Copa de Europa como ningún otro club lo ha sido nunca. Históricamente, se ha entregado a ella con un respeto y una devoción casi reverenciales. Salvo cuando no lo ha hecho. Durante célebres lagunas que han terminado alimentando la leyenda, también ha ensayado contemplarla enredada en espacios atestados de cachivaches. El Madrid es la Copa de Europa, más alguna fruslería incómoda y episódica.

De las nueve Orejonas de la vitrina del Bernabéu, sólo dos coincidieron con trofeos ligueros. Y eso sucedió en los años cincuenta. En el siglo pasado. Hay cierta relación entre el vacío y la Champions. Entre la aparente desilusión de una Liga escapada en noviembre y el aroma de otra Copa de Europa. Aunque eso, en noviembre, en diciembre, en enero, inquieta. Hasta que asoma el Manchester United al Bernabéu y las gentes recuerdan la vitrina. La intensidad de una relación como la del Madrid con la Orejona requiere renuncias. Un paraje desierto. Y la Champions.

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2013

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031