Bielsa, Tarrés y el Porsche de Llorente

Publicado por el Oct 2, 2012

Compartir

llorente-bielsa-entrenamiento.jpg

Si, pese a todo, Marcelo Bielsa no llegó ayer a agotar el repertorio de Anna Tarrés ordenando a Fernando Llorente que se tragara su vómito, es únicamente porque Fernando Llorente tiene un Porsche. Ese coche blanco en el que se largó sonriente de Lezama dibuja en su huida la línea que le separa de las nadadores que se sintieron maltratadas por Tarrés y escribieron la carta.

Algunas de esas chicas han explicado diez años después que entonces aguantaron en el agua, ahogadas de náuseas, al borde del colapso, porque no tenían nada mejor. Fuera del agua, sin un Porsche a la puerta, lo mejor que podían hacer era tomar el autobús a casa. O a la facultad, como hizo alguna. Sus opciones se movían entre eso y una medalla en el siguiente Mundial. O en los siguientes Juegos.

En cambio Llorente —y por tanto, Bielsa—, ni siquiera se acerca a la primera arcada. El argentino, que comparte intenciones de exprimidor con Tarrés y con buena parte de quienes rozan el límite sobre el que se balancea la élite, lo tiene más complicado que ella. Se ve obligado a jugar más lejos de la última náusea para llegar al mismo sitio, el último extremo. Sabe que Llorente, si le molesta el pulsómetro, o la camiseta, puede irse a vomitar adonde le dé la gana. Y ni siquiera es sólo por tener un Porsche, sino porque puede tenerlo.

Compartir

ABC.es

La bota de Panenka © DIARIO ABC, S.L. 2012

"Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles: Más sobre «La bota de Panenka»

La entrada más popular

El derrumbe de Maradona

78... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31