Justin Trudeau y la diplomacia del calcetín

Justin Trudeau y la diplomacia del calcetín

Publicado por el Jul 1, 2017

Compartir

El estilo de los hombres se podría clasificar en dos tipos: el de aquellos que usan discretos calcetines lisos y el de los que los llevan de dibujos/colores. Los segundos, menos numerosos y casi siempre con cierta influencia anglosajona, encuentran divertido lo que los demás ven ridículo. Sea como fuere, el despliegue de calcetines de colores del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se han convertido en todo un arma de eficaz comunicación diplomática.

Aunque los precedentes sean numerosos, es cierto que no siempre se han dado en un primer ministro en activo. George H.W. Bush, ha utilizado calcetines de colores, rayas y dibujos, si bien no lo hacía durante su mandato como presidente -ni como vicepresidente- de los Estados Unidos, sino una vez retirado. Además, ya mayor y a menudo en silla de ruedas, también los ha utilizado para mostrar la bandera estadounidense o las rayas de los colores nacionales.

Un personaje que puso de moda los calcetines de color fuerte hace dos décadas fue Sir Peter Blake, el famoso regatista neozelandés desaparecido en 2001 a manos de unos piratas en el delta del Amazonas, en la costa de Brasil. Durante la Copa América de 1995 en San Diego, Peter Blake puso de moda sus calcetines rojos, un regalo de su mujer -Pippa- que le traía suerte en las regatas importantes.

A partir de entonces, cada vez que el barco neozelandés “Black Magic” se hacía a la mar, Blake llevaba un par de llamativos calcetines rojos. La tripulación del barco se apuntó al detalle que les serviría siempre de amuleto de la suerte en las competiciones, y pronto se extendió su uso en Nueva Zelanda, desde el primer ministro hasta el obrero de la construcción, como símbolo de orgullo nacional.

Ahora es Justin Trudeau, el joven primer ministro canadiense, el que ha comenzado a utilizar los calcetines de dibujos y colores con fines protocolarios. La última imagen le muestra durante el desfile del Orgullo Gay en Toronto hace unos días, con unos calcetines con las rayas multicolor de la bandera del colectivo. Además, se ha hecho saber que los calcetines se hacen en Toronto en una empresa local llamada Halal Socks -un nombre con claros orígenes- y cuestan 14.99 dólares. Hace semanas, durante la celebración del día nacional, apareció en las cataratas de Niágara durante el show televisivo estadounidense “Live with Kelly and Ryan” con unos patrióticos calcetines que llevaban la hoja de arce de la bandera canadiense.  En mayo, durante una reunión de la OTAN en Bruselas, el primer ministro Trudeau lució unos calcetines de colores con la bandera de dicho organismo y en otras ocasiones, ha llevado modelos de “Star Wars” o distintos ejemplares de rayas, rombos o dibujos.

En los últimos meses, esta profusión de calcetines decorados ha hecho que en las redes sociales rueden las palabras “Trudeau” y “calcetín” -en inglés, claro – y es evidente que el primer ministro muestra con su elección de calcetines, una cierta empatía hacia la organización, país o comunidad de turno. Se trata de un signo más de la proverbial capacidad de Canadá para permanecer neutral y amigable en casi cualquier situación política. Claro que, según la prensa local, muchos canadienses comienzan a preguntarse si su primer ministro podrá dejar su labor de embajador omnipresente del país y comenzar a hacer algo para mejorar su día a día.

Compartir

ABC.es

Laboratorio de Estilo © DIARIO ABC, S.L. 2017

Una visión ingeniosa y diferente sobre moda, decoración, arquitectura, viajes y estilo de vida, que interesará a profesionales y aficionados...Más sobre «Laboratorio de Estilo»

Etiquetas