ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

La capilla de San Álvaro

Otras formas

Otra forma. No ha mucho, o sí, que leí esas dos palabras en algo relacionado con las cofradías. O quizá las escribiera yo mismo, quién sabe. Otra forma, había que hacer las cosas de otra forma, y parece ser que ahora se hacen así. La clave estaba en el número, en el singular, otra forma, que parece que implicaba que siempre iba a ser la misma, que no habría más mirada que la de uno, ni más criterio del que se dispusiese. Otra forma. Nadie dijo que fuese más de una, repárese en la falta de eses al final de las palabras.CARTELPAZ

Tanta costumbre había de que las cosas fuesen de otra forma que a todo el mundo se le había olvidado que incluso habría alternativas, que las miradas de la Semana Santa se podían conjugar en plural, y que en la diversidad podía haber bastantes gustos. Tanta costumbre había de que las cosas fuesen de esa otra forma que más de uno se quedó con la boca abierta cuando se desplegó el lienzo y apareció el cartel, el dibujo, los colores, la pincelada, los símbolos, la composición, la obra de arte con la que Nuria Barrera ha plasmado los 75 años de la hermandad de la Paz y que de aquí a poco tendría que servir para disfrutar con los ojos y pensar con la cabeza.

Los expertos hablarán con más fundamento; los que no lo somos nos quedamos en el gusto y aplaudimos, y pensamos que hay bastante de mérito en una pieza con ideas, sugerencias y plasticidad, un auténtico «grito en la pared», como querrían los clásicos, o más que un grito casi un área de ópera, quizá de Verdi por la gracia y contundente ligereza.

El caso es que uno se da cuenta de que hay otras formas, de que no es necesario poner candados a la creatividad y de que en muchas miradas, y en el intelecto que después dirige las manos, también hay otras formas de entender y de anunciar la Semana Santa. El gusto después y la percepción dirán si están bien o mal, y la larga verborrea cofradiera no se cansará de darle a la lengua. Abundarán los pinchazos y también los aciertos, que serán más, aunque nunca se llegue a una unanimidad que por lo demás tampoco es deseable. Todo esto no quiere decir que el trabajo esté mal hecho, ni que nadie tome decisiones que no le corresponden, que conste. Pero ojalá esta sinfonía de azules sirva para caer en la cuenta de que hay otras formas.

Más blogs en ABC