ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

La capilla de San Álvaro

La Esperanza tiene quien le cante

No dirá la morena Esperanza que no hay quien le cante. No dirá que no se acuerdan de Ella sus hijos músicos, aquellos que se llenan el pecho con el verde de su nombre. No dirá nunca que no le buscan todos los años las mejores ofrendas. Ahora no es ni diciembre de Expectación ni alegre Domingo de Ramos, pero María Santísima de la Esperanza tiene una nueva marcha, la undécima en el patrimonio musical más extenso de Córdoba por obra y gracia del trabajo de la banda que lleva su nombre.

“Una oración a la Virgen” es el título de la marcha estrenada el domingo 19 de junio y que le ha escrito José Manuel Bernal Montero. El director de la Oliva de Salteras es lo más parecido en el mundo de las marchas a un compositor de culto, por la admiración unánime y minoritaria de piezas como “Jesús de las Penas, una Oración” y “Dominus Flevit”. La nueva obra, estrenada por la banda de la Esperanza, combina la alegre corneta con la melodía aflamencada y sugerente de las maderas que la abre y da contraste.

Su carácter jubiloso entraña pequeñas dosis de sorpresa, como en la sugerente respuesta de los clarinetes en el fuerte de bajos. La marcha incluye una letra en el trío, la primera que se le dedica a la imagen de Cerrillo, y que en su estreno interpretó la Tuna de Medicina. José Prieto, miembro de la banda, ha unido su condición de cofrade e incurable devoto de la Virgen su técnica verbal de periodista y colaborador de ABC para elaborar unos versos que se cuentan entre los más hermosos y precisos que figuran entre los escritos para cantarse en las marchas. Dicen lo siguiente:

¡Alégrate, Mujer revestida del Sol, que Dios está contigo! 
¡Alégrate, que el “Fiat” de tu corazón a la Luz es camino! 
¡Alégrate, Dolor, que en tu pena sin par renacerá la Vida! 
¡Alégrate, pues mi alma goza, Esperanza, confiada a ti! 
¡Alégrate, María, Pura en plenitud, Madre de Dios y mía! 
¡Alégrate, Candor que en fértil oración tras Jesús peregrinas! 
¡Alégrate, Virtud que elevan a la Gloria coros de ángeles Virgen! 
Y llévanos en tu regazo, ¡Oh, mi Esperanza! ¡Oh, Salvación!”

Con la indomable inspiración de la música y la emoción de la palabra, la Esperanza tiene cantos para mucho tiempo.

Más blogs en ABC