ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

La capilla de San Álvaro

El patero del miércoles. “Devoción”

Por ANTONIO VARO

SER devoto de una imagen y pertenecer como cofrade a la hermandad que la tiene como titular son dos cosas muy distintas, evidente y desgraciadamente. Y lo mismo unas cofradías cuentan por millares sus de-votos pero tienen un reducido atractivo en la calle al tiempo que otras, sin apenas devoción popular, gozan de un importantísimo tirón cuando sacan al cancel su cruz de guía (y sólo entonces).
Pero es curioso: muchas veces esos devotos que no aportan nada en la calle, y que incluso restan energías a la hermandad, son los que luego, a lo largo del año, visitan con asiduidad al titular, le rezan con confianza y, sin dárselas de maestros de nada, viven teniendo presente a ese Señor o a esa Virgen como si fueran uno más de la familia. Y en cambio, cuando se cierra el portón tras el último paso en bastantes cofradías «de relumbrón», la inmensa mayoría de quienes han jaleado y acompañado a la hermandad no volverán a poner los pies en el templo ni a acordarse siquiera de rezar ante «su» imagen.
El divorcio entre cofrades y devotos es preocupante en Córdoba, donde se muestra en ocasiones con violenta crudeza: si a los devotos, en muchos casos, les importa un bledo la hermandad y el mantenimien</CW><CW-10>to material del culto que ésta garantiza, no faltan cofrades que proponen fulminar, «manu militari» o casi, a los devotos que por cientos, a veces miles, se colocan tras los pasos rompiendo el orden del cortejo. Y ambos extremos están equivocados, porque los devotos por sí mismos no hacen cofradía, es cierto, pero la cofradía sin devoción es un árbol sin savia.
Quizá por eso mismo las cofradías tienen que cuidar como oro en paño, cuando lo haya, a ese grupo de devotos que todo el año, semana tras semana, acuden a la sede canónica a rendir su visita al titular. Porque de los otros, de los que carecen del más mínimo sentimiento devocional hacia «su» imagen, por mucho que la jaleen y la acompañen en la procesión (y sólo entonces), todas tienen bastantes.

Más blogs en ABC