ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

La capilla de San Álvaro

El patero del Lunes. La vida, en la carrera oficial, por Miguel Ángel de Abajo

Sobre las 19.30 horas del próximo Miércoles Santo hará su entrada en la Carrera Oficial la cofradía de la Vida. Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra es la advocación de la Virgen de la hermandad de las Palmeras. El recorrido que esta cofradía realizará desafía toda razón. Escandaliza. Es un recorrido con un alto sentido metafórico. Pura poesía épica. Implica esfuerzo titánico, afán de superación. Valentía. Porque la vida a veces es una cuesta arriba.

Que salga bien, regular o mal no es lo más importante. Las Palmeras emprende una fase dentro de un proceso, no lo cierra, está en camino. El proceso vale más que el resultado. Los pronósticos de escepticismo tienen razón, pero son miopes. Afrontar condicionantes adversos siempre es positivo. 

En la tarde del Miércoles Santo emergerá la Vida en Carrera Oficial. Junto al terminal Crucificado de la Piedad, la Virgen avanzará Claudio Marcelo arriba no sobre un trono, sino sobre un trozo sencillo de Palmeras con el sudor de la Vida empapado en su pañuelo; la soledad de la Vida en el corazón de sus puñales; las angustias de la Vida resbalando en sus mejillas. La vida que revienta el terrorismo. La vida que destroza la brutalidad del macho. La vida que se estrella engañada por las drogas. La vida debatida, burocratizada, administrada, politizada, ministerializada, ideologizada, medida, pesada, contada por semanas… Concedida o arrebatada no por la Naturaleza, sino por decretos antinaturales que establecen la macabra ecología del derecho a romperla, en un supuesto ejercicio profiláctico de selección de las especies, del fuerte sobre el débil, del sano sobre el enfermo…

Ante el pueblo de Córdoba va a pasar la Vida el próximo Miércoles Santo. La Vida le ha metido un gol a la Carrera Oficial, no necesitará un lazo blanco para manifestar que la Vida es sagrada. La sagrada imagen de Nuestra Señora de la Vida vale por todos los lazos blancos que se guardaron en el cajón de la corrección y la «prudencia».

Más blogs en ABC