ABC

blogs

Blogs en abcdesevilla.es

La capilla de San Álvaro

Buena Muerte no es de silencio

 

BuenaMuerte

¿A qué suena la cofradía de la Buena Muerte? La memoria la idealiza a veces como un silencio liso como un manto, pero en la ausencia de la música y en el ambiente de oración suenan las cosas. Buena Muerte suena a la madera ligera del paso del Cristo, y al rachear de los costaleros, que parecerá un tópico, pero que es un sabor exquisito en la solitaria Madrugada. Buena Muerte suena a golpes de martillo silenciosos, y al fleco de bellota en los varales, más deslumbrantes todavía cuando el compás les hace cantar los poemas de amor a la Reina de los Mártires.

Buena Muerte suena en el corazón a saetas de Gámez Laserna, a letanía coral para una belleza entre palmas y oro, rojo y plata, a sueños imposibles que alguna vez se hicieron realidad para echarlos de menos.

Buena Muerte suena a la respiración de los costaleros cuando los pasos se detienen y, en la memoria, aunque uno nunca quiere sacarlo de ahí, a una sinfonía de gran música en una noche de noviembre y en una madrugada calurosa de septiembre. Pero Buena Muerte, que pide y hace disfrutar del silencio, que obliga a no hablar o a susurrar con respeto, en realidad no es de silencio, y se guarda la prudencia cuando es necesario dar un golpe en la mesa.

Lo dijo no hace mucho el maestro Antonio Burgos: Montserrat no es de silencio. Era una ocasión en que la admirable cofradía del Viernes Santo sevillano dijo que ya estaba bien de que el laicismo quisiera convertir la Semana Santa y la fe católica que la sustenta en una fiesta costumbrista. Ahora Buena Muerte, que sí que camina por calles sin música pero con rezos, ha sido la primera cofradía cordobesa en clamar contra las necedades que se dicen desde hace unos días sobre la Catedral de Córdoba.

Su Cabildo de Oficiales no ha podido decirlo más claro: no entienden cómo tras 800 años de presencia cristiana puede haber dudas. Y rematan: «Particularmente y como venimos haciendo desde hace años, seguiremos realizando Estación de Penitencia con nuestras Sagradas Imágenes en la Santa Iglesia Catedral cada Madrugada del Viernes Santo». ¿Es de silencio quien pasa a veces por calles vacías llevando el cirio en alto y el esparto ceñido? ¿Es de silencio quien da testimonio de fe cuando el mundo y el tiempo parecen aconsejar estar calladito? De quien más y mejor ha callado cuando tenía que hacerlo ha salido la primera voz de las cofradías de Córdoba para hacerse oír en un coro de grillos descarados. Es de esperar que no sea la última.

Más blogs en ABC