Samsung Gear Live a fondo

Publicado por el jul 14, 2014

Compartir

Llevo ya tres semanas usando el smartwatch de Samsung, el Gear Live, equipado con Android Wear, el primero en hacerlo junto al de LG. La primera sensación que me ha causado es muy positiva, realmente lo que ofrece te puede hacer plantearte si puede ser el momento de olvidar tu reloj para pasarte a un smartwatch.

Anteriormente llevaba un Pebble, uno de los primeros smartwatches con cierta aceptación del mercado. Éste, salido de una impactante campaña de Kickstarter donde consiguió diez millones de dolares en tan sólo unas semanas, tiene muchos puntos positivos, pero también ser el primero, con software propio, le pesa. Ojalá lancen un modelo con Android Wear.

10448527_10152476692309004_6817773799342341234_o

Respecto al propio sistema operativo de Google, Android Wear, sólo tengo aspectos positivos que destacar. Las tarjetas de Google Now quedan perfectamente integradas a todo color, y las notificaciones, con algunas excepciones, como las de Whatsapp que no se ven del todo bien, son muy útiles. De todas maneras, tendremos que dejar que pase tiempo y las aplicaciones vayan desarrollando sus adaptaciones para Android Wear. Por ejemplo, las notificaciones de Whatsapp o Facebook, se pueden leer, pero no se pueden contestar desde el smartwatch. El reconocimiento de voz desde el Samsung, funciona perfectamente, heredado de la experiencia con Google Glass y Android. Es cierto, que no es muy natural hablarle un a reloj, y mucho más después del daño ha hecho Michael Knight llamando a Kit por su reloj.

10524741_10152493116694004_3821289325105570178_n

El smartwatch de Samsung tiene tres puntos que no me han terminado de gustar. El primero es la pantalla, y es que aunque sea también, su punto fuerte, buena resolución y color, también es su punto débil. A la luz del sol, aún con el brillo al máximo es muy difícil leer nada, ni siquiera la hora. Así que si estás todo el día bajo el sol, el Samsung Gear Live no es una buena opción para ti. En cambio, ahí es donde el Pebble sobresale con su pantalla de tinta electrónica que se puede ver perfectamente, independientemente de la luz del exterior.

La pantalla a color y retroiluminada, conlleva otra consecuencia negativa, y es el consumo de batería. Con el brillo al máximo, llega justo a “aguantar” un día sin recargar, con el brillo al mínimo, un día y medio, puede que incluso dos días. También el consumo, evidentemente, depende de cuantas notificaciones recibamos, y de las veces que consultemos el reloj durante el día. Si lo hacemos cada 5 minutos, la duración de la batería se verá muy mermada.

El tercer punto que no me gusta del Samsung Gear Live es la base de carga. Lo primero que te preguntas, es por qué la base, por qué no un puerto micro USB, pero es de suponer, que habrá sido por problemas de espacio. La base es pequeña, es más bien un adaptador para poder insertar un micro USB para cargar el smartwatch. El problema es que no es fácil encajar el reloj en el adaptador, y da la sensación de que se puede romper en cualquier momento. Un sistema de carga que no me ha gustado nada, sobre todo, comparado con el cable magnético del Pebble.

 

ACTUALIZACIÓN

Os dejo un pequeño video donde se aprecia la fluidez del Samsung Gear Live.

Compartir

ABC.es

La fiebre del oro(.com) © DIARIO ABC, S.L. 2014

Las cosas han cambiado poco desde que los pioneros conquistaran el oeste en busca de oro, sólo que los pioneros ahora son "emprendedores" y el oro son los "VC" o inversoresMás sobre «La fiebre del oro(.com)»

Categorías
Etiquetas
Calendario
julio 2014
L M X J V S D
« jun   ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031