No lo pueden entender

No lo pueden entender

Publicado por el Jan 14, 2018

Compartir

La prensa deportiva amaneció hoy con su versión del editorial único: “Inexplicable” y “sin explicación”. Parece la confirmación del rojiblanco “no lo pueden entender”.
Se explica la derrota ante el Villarreal por el portero rival, la mala suerte o la caprichosa voluntad de la pelota. El Madrid pasa así de “la pegada” a “la sequía”. El “no quiso entrar” en realidad es una continuación del clavo ardiendo, el espíritu de Juanito, el minuto 93 y las remontadas.
Quizás no lo explique todo, pero puede que el Madrid perdiera porque juega mal, juega muy mal. La prensa ha estado años hablando de la pegada para explicar el éxito y ahora se culpa al gafe y la sequía. La pertinaz sequía del Madrid. Para marcarle un gol al Villarreal sobran jugadores, pero habrá que conseguir desbordes, unos contra uno, velocidad de circulación, situaciones de superioridad o desequilibrios. Veo el gol de Sané de hace unas horas y pienso en la figura del extremo zurdo. Esa jugada es impensable en un equipo con Bale y Asensio.
El Madrid juega mal, muy mal. Lo ve cualquiera en el campo, y supongo que también en la televisión. Las ocasiones que tuvo en la segunda parte fueron de poca calidad, fueron un llegar a base de esfuerzo, cuesta arriba.
Lo que no se entiende es que críticos y no tan críticos con la gestión presidencial se vayan a una misma explicación esotérica del asunto. Es algo que une a todas las facciones. El Madrid no está en una sequía, o no solo está en una sequía, el Madrid lo que tiene es un juego anodino, burocrático y poco creativo.
Si se culpa de todo a los delanteros el problema se reduce a un cambio de cromos en verano. Venga, Hazard por Bale.
Me parece asombroso que en todo el madridismo, en el llamado entorno, no se hable nunca del juego. A la hora de la verdad, el problema del Madrid nunca es de estilo. Eso surgió como argumento contra Mourinho. Los partidarios del “Jogo bonito” deslegitimaron todo lo que hizo un buen entrenador por ese motivo. Antes pasó con Capello. Lo curioso es que cuando toca diseccionar al muerto o diagnosticar al enfermo, el juego nunca aparece. Tampoco a la hora de fichar. “La sequía”, “la pelota que no quiere entrar”, “nada le sale”, “la mala suerte”, hasta llegar a la falta de explicación absoluta, a la incomprensión.
El entorno “no comprende” lo que sucede. Una derrota es un UFO.
De otro lado, el mourinhismo, que acabó siendo digerido por el oficialismo madridista, pasó de underground y muy libre a “literario” y florido. Una de las cosas que hizo fue defender la validez del fútbol directo y rácano de Mourinho, de su contragolpe. Bien. Eso estuvo bien. El contragolpe, bien ejecutado, era para ese Madrid sometido a la hegemonía del Barcelona algo muy necesario. Pero esto ha tenido un efecto perverso. Ha convertido en “madridista” la falta de estilo, el juego a lo loco, la ausencia de control de los partidos, el minuto 93 y el arrebato épico folclórico. Ha dado una coartada para el ir tirando. El Madrid siempre jugó así, se dice, y así es directo y a la tremenda.
Eso está bien, pero así se pierde un año de cada tres.
Se ha convertido en misterio una realidad al alcance de cualquier aficionado: no juegan a nada.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Columnas sin fuste © DIARIO ABC, S.L. 2018

Columnas sin fuste. Ni careo.Más sobre «Columnas sin fuste»

Etiquetas
Calendario
enero 2018
M T W T F S S
« Dec   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031