Democracia y política en la era de Internet

Democracia y política en la era de Internet

Publicado por el 21/11/2018

Compartir

En los países occidentales la democracia es representativa y es una grandiosa conquista.

Los ciudadanos, a través del voto, esperan que se interpreten de forma acertada sus exigencias.

Confían en la preparación y en la capacidad de asumir responsabilidades de los elegidos, les piden que creen una mayoría parlamentaria, formen un Gobierno y tomen decisiones en favor del interés general del país. Y todo ello, con una visión a largo plazo.

En política, el liderazgo de un Gobierno es clave para la guía de un país, como clave es también el Parlamento. Además de una indispensable área de compensación y control de este liderazgo.

En los tiempos antes de Internet la ciudadanía podía participar en la política a través de los partidos, de las manifestaciones publicas y de las elecciones.

Por lo tanto, la preocupación de los políticos llamados a gobernar (aunque sobre la base de unos sondeos y una relación directa con la ciudadanía) era tomar decisiones en función de un proyecto político y de las siguiente elecciones.

En la era de Internet, la ciudadanía tiene nuevas herramientas y las está aprovechando para incidir diariamente en la vida política.

La presión de los comentarios de la ciudadanía en las redes sociales junta la infinita cantidad de información, plagada además de “fake news”, desorienta la política y hace que tome un papel casi prioritario en la agenda de los gobiernos.

Los políticos empiezan a perder el horizonte y el sentido del interés general y se están dejando arrastrar por las opiniones diarias. Su preocupación se está reduciendo en intentar dejar contentos a todos, cosa imposible, o en cabalgar la opinión preeminente.

En el caso del Bréxit , hemos llegado al punto en el que un Gobierno y un Parlamento (delegados a decidir sobre un tema muy complejo y de gran impacto socio económico) renuncian, no se responsabilizan y dejan a la ciudadanía y a su emotividad el papel de tomar una decisión trascendente.

Curiosamente, esta nueva era tecnológica que potencia la democracia (es fantástico que todos puedan opinar) tiene como parte negativa el empobrecimiento del liderazgo y de la visión de quien recibe la delega de la gestión política.

Hoy el liderazgo político es aún mas necesario.

A más opiniones e informaciones, muchísimas veces no bien informadas, tiene que corresponder un liderazgo político iluminado que tenga en cuenta todo y que asuma la responsabilidad de decidir.

Es evidente para todos que la ciudadanía no puede decidir si no tiene el cuadro de mando. Es decir, la información suficiente, la preparación y las herramientas para hacerlo.

Es verdad que todo es más complejo y más difícil, pero exactamente por eso se necesitan lideres muy preparados y que asuman responsabilidades en el interés general y con perspectiva de futuro que evidentemente no se acaba con ellos.

Compartir

ABC.es

Top view © DIARIO ABC, S.L. 2018

Como algunos saben, desde hace al menos dos años he decidido, a través de distintas iniciativas editoriales, emprender el reto de hablar de empresa y emprendimiento para acercar, en un lenguaje fácil y en una átmosfera relajada, este mundo tan relevante para el país a la sociedad en su conjunto. Puede seguirme en otros blogs Hablemos de empresa, Especial BIP y Events & Finance Más sobre «Top view»

Categorías