El progre en navidad

Publicado por el dic 30, 2015

Compartir

arsa

 

 

 

 

 

Hace más o menos un año, por estas fechas, escribí algo sobre la siempre necesaria intervención del moderno en navidad. El moderno en navidad, al contrario que en otras acciones de la ida diaria, no se mueve por ser o parecer un hipster. Se mueve por ser o parecer un progre. El progre es aquel sujeto que tiene a bien decidir siempre sobre cualquier tema aquello que sea más moderno y no siempre reflexionando si lo que finalmente decide tiene sentido o no. Este año el progre es el que ha aplaudido con énfasis una navidad laica, una navidad sin belén, una navidad multicultural o una navidad en la que, en nombre de la paridad, en lugar de 3 reyes magos, haya 2 magos y una maga, quedándose todavia y en cualquier caso las mujeres en minoría. El progre en navidad es o suele ser ateo y el ateo es la persona que más habla de Dios. Tiene a Dios cada día presente en sus pensamientos y conversaciones, básicamente para negar su existencia. Además, en un discurso que raya lo infantil el progre ateo típico blasfema creyendo que ofende al mismísimo Dios. ¿No habíamos quedado que no existía? ¿Entonces a quién insultas, alma de cántaro?

Manuela Carmena quiere una navidad multicultural y para no ofender al musulmán no pone belén en la calle. Ada Colau, también. Imagino que en la próxima fiesta del cordero del islam, habrá que sustituir a dicho animal por un tierno y verde brócoli porque los veganos son muy sensibles. Y aquí o todos o ninguno. Otro ayuntamiento español de cuyo nombre no quiero acordarme, puso en las luces de navidad Feliz Hanuká. Y las puso en 20 de diciembre cuando la festividad judía había terminado una semana antes. Da igual, la mayoría de los del pueblo ni idea de qué es la hanuká pero el gesto hace como que soy multicultural pero también multiignorante. Y es que la navidad solo puede ser cristiana porque solo los cristianos reconocen a Jesús como el hijo de Dios y cuyo nacimiento se celebra como la llegada de un nuevo orden. Para los judíos Jesús es un rabino más y para los musulmanes, un mensajero más de Dios. Para los ateos simplemente Jesús no existió o, como mucho fue un personaje histórico por lo tanto es imposible que pueda haber una navidad judía, musulmana ni, por supuesto, laica. Como tampoco puede haber una Semana Santa laica o que celebre el cumpleaños de Chu-Lin (oso panda de Madrid)

Es perfectamente entendible que gente que se declara atea celebre la navidad yendo a cenar en nochebuena a casa de sus familiar e intercambie regalos. Como también, a pesar de que mucha gente reconoce no creer en Dios y jamás pisa la iglesia, le cuenta lo de los reyes magos a los niños. Básicamente porque dicen que es imposible no dejarse llevar. Lo cual es una verdad a medias ya que los niños musulmanes y los judíos no reciben (al menos no la mayoría) regalos por estas fechas, ni ponen árbol de navidad ni mucho menos están traumatizados. Pero volviendo al tema que nos ocupa. Si la tradición cristiana dice que fueron 3 reyes magos (es verdad que hay indicios de que incluso fueron más de tres o que ni siquiera eran reyes, solo magos), ¿donde radica la necesidad de distorsionar la historia? ¿en base a qué?

Hablan de paridad lo cuál no deja de ser una estupidez claramente supina primero porque en cifra impar difícilmente puede haber paridad. Puestos a igualar hay un negro frente a dos blancos pero no hay representación de ningún chino o asiático. Tampoco del colectivo gay o trans. No hay una reina maga madre soltera o inmigrante. O refugiada siria. Es verdad, 3 es una cifra que da para poco. La excusa era buena pero los daños colaterales no merecen semejante sacrificio. Básicamente porque quienes celebramos la fiesta de los reyes magos somos padres (creyentes y ateos a partes iguales) que preferimos que los niños mantengan sus ilusiones el mayor número de tiempo posible. Por esa razón siempre nos ha molestado que pinten a un blanco para hacer de Baltasar con la cantidad de ciudadanos negros desde hace décadas que hay en España para poder hacer divinamente ese papel. Y nos molesta porque los niños enseguida captan que ese señor va pintado de negro. Que son pequeños pero no ciegos.

Carmena quiere una navidad sin belenes para no ofender a los no creyentes o creyentes de otras culturas pero en cambio hace una cena en nochebuena para los pobres. Que en realidad la hace el Padre Ángel pero porque cada día del año se ocupa de los que menos tienen. Carmena no quiso cambiar el nombre de nochebuena por solsticio de invierno pero no le den ideas. Por cierto que el padre Ángel es un cura católico, que no se nos olvide.

Con la tontería de la cabalgata con una reina maga ya vamos servidos estas navidades o lo que queda de ellas. Es verdad que Gloria Fuertes tiene una sobre 3 reinas magas. Hace dos inviernos yo llevé a mi hija al teatro a verla. Pero era teatro, sabíamos que era una coña y le hizo muchísima gracia. Obviamente los reyes magos también son una coña marinera. Lo que no lo es es la mirada de felicidad de mis hijas y de las de cualquier niño pequeño cuando los llevas a la cabalgata y ven a los reyes. O cuando se levantan en pijama por la mañana para ver qué les han dejado de regalo. Eso es real, eso es lo que más merece la pena pero sobre todo eso es lo que a muchos nos gustaría que fuese respetado.

Que ya sabemos que muchos odian la navidad y bien que lo sentimos por ellos ya que debe de ser un coñazo estar todo el día rodeado de imágenes y lucecitas que te lo recuerden. Pero es que la convivencia también trata de eso.  A mí en verano no me gustan las aglomeraciones de las playas y las evito en la medida de lo posible. Quién no desee celebrar la navidad, que no lo haga. Quién sea ateo, que lo siga siendo. Nada hay más libre que creer o no. Al menos en España. Pero que no ataquen lo sagrado, que nos dejen en paz con nuestras costumbres. Que el aurresku no se baila con traje de gitana. ¿Por qué esa inquina contra todo lo que el creyente practica?

El progre siempre ha llevado a gala la tolerancia. Y tolerancia es respetar los credos y costumbres de los demás. ¿O no?

Feliz 2016

Puedes seguirme en facebook, en linkedin y en twitter

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2015

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2015
L M X J V S D
« nov   ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031