Debates políticos: ¿La familia? Ni está, ni se la espera

Publicado por el dic 15, 2015

Compartir

rajoy-sanchez--620x349

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El próximo domingo, 20 de diciembre de 2015, los españoles mayores de edad votamos al partido que elegirá a nuestro próximo presidente del gobierno para los siguientes cuatro años. Después del espectáculo de ayer, muchos han decidido definitivamente y otros están todavía más indecisos. En el de anoche, como en el de la pasada semana a cuatro, hablaron de todo menos de la familia. Como siempre. Parece que el dato de que somos realmente viejos y que la pirámide de población es realmente angustiosa no les interesa de momento. Si uno piensa como un político, es decir, buscando votos, resulta hasta lógico. Las políticas que pueden mejorar lo referente a la compatibilidad de la maternidad con el trabajo, aquellas que miren con buen ojo cómo solucionar lo que tenga que ver con la infancia y la educación, son medidas que darán sus frutos dentro de quince o veinte años. Las cosas cortoplacistas no dan votos. Y eso lo saben bien. Por lo tanto no se plantean, mucho menos en campaña, cuando lo que se juegan es mucho.

Young mother working from home

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puesto que este no es un blog sobre política ni pretende serlo, no voy a dar nombres, tan solo ideas que tienen que ver con lo que muchos consideramos las grandes políticas para preservar a la familia. Y ojo, no se me confundan, la familia no es patrimonio de la derecha, ni de los católicos, es patrimonio de todas las sociedades. Esta puntualización la hago porque muchas veces, desde ciertas mentalidades muy fan del pensamiento único, se quiere ver enseguida que la defensa de la familia es algo trasnochado o imbuido de cirios. Nada tan mentira como eso.

Supongo que la labor de alguna feminista de los sesenta, de las de promover una mujer a la altura del hombre laboralmente hablando, más el poco o nulo asesoramiento de profesionales clave en la infancia, crean un cóctel molotov a la hora de promover los verdaderos derechos de los niños. Y voy a puntualizar mi primera frase, o mejor dicho, a explicarla. Soy feminista. Al 100%. Pero mi feminismo no cierra los ojos ante el hecho de que biológicamente no somos iguales. Y esa circunstancia lo cambia todo por mucho que seamos modernos y avanzados. Es un hecho que somos las mujeres las que nos quedamos embarazadas y es una realidad que eso afecta a tu vida. Y más que cómo afecta a tu vida interfiere en cómo te la planteas. La biología pasa ampliamente de las ideologías y políticas. Va por libre y en paralelo. No se tocan.

Working Mother

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vaya por delante que lo primero es que la mujer decida qué quiere hacer con su maternidad. Y si una desea volver al su trabajo a los 15 días, que pueda hacerlo aunque a muchos otros esto no nos parezca lo mejor para el bebé (ni para ella) La clave no es qué hace cada mujer, la clave es qué puede hacer. Porque muchas lo hacen porque no queda más remedio. Yo volví a trabajar a los 15 días de una cesárea. Aunque hacerlo desde casa disminuyó sobremanera el impacto de la separación. En ambas. Muchas mujeres vuelven a su trabajo por temor a no ser consideradas lo suficientemente competitivas. Y ahí es donde está el grave error, todavía a años luces de ser superado.

Si nos volcamos en repetir machaconamente que somos iguales que los hombres en todo, retrocedemos. No somos iguales, somos diferentes. Y en la diferencia no se atisba ni superioridad ni inferioridad. Obviar un embarazo, un parto y un puerperio es lo mismo que cruzar la Castellana en hora punta sin mirar… Por mucho que cierres los ojos y no veas a los coches, estos van a seguir pasando. ¿Habrá mujeres que vuelvan al currele como si nada un mes después de parir y llegando, de nuevo, a las diez de la noche a casa después de haber salido a las 7am y por decisión propia? Pues las habrá. Y aquellas que les pasa porque no les queda más remedio, quizás sería bueno que nos preguntásemos qué tal se sienten.

¿Es necesario recordar constantemente que las personas importan más que las cosas?

Work-Life Balance

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quienes debemos cambiar este concepto y tenerlo en cuenta? En realidad es tarea de todos. Pero mal vamos si nos proponen, para conciliar la maternidad, más guarderías públicas. Y dale con las guarderías. ¿No se han enterado o no se quieren enterar de que las mujeres recién paridas lo que quieren es más tiempo con sus bebés? Y los bebés, que no hablan, si lo hicieran, también dirían eso, que quieren estar más tiempo con sus madres. Es lo lógico y normal en cualquier mamífero. Esto en el asunto de los horarios o la ya ridícula palabra “conciliación”. Luego está la parte de los dineros, la económica. Que también influye. Sería mucho pedir a un pequeño empresario que soporte toda la carga fiscal de una baja maternal de seis meses, no te digo de uno o dos años como en los países nórdicos. Ahí es donde deben los discursos grandilocuentes de los engolados políticos, entrar. Esa carga fiscal la asume el estado. Déjense de tantas guarderías y fomenten que cuiden a los bebés sus madres, que es lo lógico y lo normal. O sus padres si en una familia se da el caso de que es lo mejor (que las hay). Siempre será mejor un padre que una guardería (digo yo). Y si me quieren llamar ustedes machista, háganlo. En esto lo asumo. Pero es un hecho que si la biología te da el útero, las tetas con leche dentro y un pecho libre de piel, igual es porque te está mandando pequeños mensajes de por donde van los tiros. Y sí, existen las mujeres que dan los biberones. Es un hecho. Aún así, el contacto con la madre es distinto y no se trata de igualar posturas. Bastaría con asumir que cada rol es único e irrepetible. ¿Con todo lo que nos quitan a las mujeres y nos han quitado por qué renunciar a algo que la biología nos ha dado en exclusiva? Venga, para no ser tajante (que eso no gusta) asumamos que hay mujeres que desean cederle el protagonismo de SU puerperio al hombre (que no tiene puerperio, obviamente) ¿Cuántas salen? Son poquísimas pero asumamos que tienen el mismo derecho. Pues para ellas también debería existir esa baja trasferida o como quieran ponerle el nombre.

Family with two children laying in bed with their feet forward

 

 

 

 

 

 

 

 

Tampoco parecen los políticos demasiados preocupados en fomentar unas políticas de cuidados perinatales potentes. ¿Para qué, pensarán? Probablemente nadie les explique que eso les ahorraría millones de euros, en tratamientos psiquiátricos posteriores, en dolencias físicas que esconden depresiones…por no hablar de la cantidad de enfermedades que se evitarían si existiera una buena política de sanitarios bien informados que ayuden a las mujeres a dar el pecho (sabemos que hay infinidad de lactancias fracasadas por una mala información) ¡Ah qué antigua soy y cansina con la teta! Si, es verdad, lo asumo. Pero es que previene muchas enfermedades y debería ser un asunto de estado.

Del paso siguiente, de la educación, mejor no hablo en este post. Da para varios. Pero es otro tema que les preocupa más bien poco. Claro que si tenemos en cuenta que aprender a pensar sale caro electoralmente hablando, se entiende tanta desidia de la clase política para sentarse y hacer un pacto serio de estado donde la educación no se toque, no se cambie por motivos ideológicos y sea de calidad. Pido mucho, lo sé.

Esto es siempre el tema más olvidado. Ni sale en campaña, ni sale en debates ni se le espera. Pues ustedes verán si no cuidamos a la familia, a ver qué hacemos. Porque estamos envejeciendo cosa fina. Y estos siguen a lo suyo.

 

Puedes seguirme en facebook, en linkedin y en twitter

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2015

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2015
L M X J V S D
« nov   ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031