La violencia en el hogar, hacia los niños, la violencia más silenciada

Publicado por el Sep 14, 2015

Compartir

A veces no hay lugar para la esperanza. De repente, sin esperarlo, te encuentras sumida en una conversación donde sobre todo hay mucho ruido y no sólo el que penetra a través de los oídos, también hay mucho ruido del que desestabiliza. Un buen día, te ves atrapada en los argumentos de alguien que dice que no pega a su hijo pero que sí lo encierra en un cuarto cuando tiene una rabieta y se porta mal. Y, cómo no, suelta toda la retahíla de que es por su bien, que tiene que entender que “la autoridad soy yo” mientras levanta el dedo índice y eleva la voz. Y sin faltar las veladas amenazas de: “y luego terminará como los de hermano mayor” Y ahí, justo ahí es cuando internamente me descompongo y siento que es mejor callarme. Y no porque no tenga argumentos sino porque para llegar a entender que eso es una crueldad intolerable no es suficiente una sobremesa. Para llegar a eso, si es que no lo has aprendido de niño, se necesita un largo camino de aprendizaje.

En primer lugar uno tiene que ponerse frente al espejo y hablar con el niño que fue y que sigue ahí. Y atreverse a decir en alto: sí, las bofetadas que me diste no las he olvidado. Sí, las veces que me dijiste que era un torpe o un inútil las sigo guardando en el disco duro. Sí, cuando me dejaste llorando en mi soledad se hizo una huella. Y aquí está, en forma de herida que ya no sangra pero que tiene una cicatriz. Una vez recordado esto atreverse a reconocer que sí hizo daño, que puede que esas actitudes hicieran lo que hoy eres: miedoso, quizás agresivo, a lo mejor vengativo…nunca cosas buenas. Siempre sentimientos que se alejan de la bondad y el amor con mayúsculas. Reconoce que no recordar las cosas es una forma de protegerte que el cerebro tiene.

Después de la fase de aceptación, esto es como los duelos, viene la fase de la comprensión. Aprender a entender que muchos padres han arreado porque eso fue lo que recibieron y jamás se plantearon que eso no era lo adecuado. Si lo hacían sus padres, entonces estaba bien. Y una vez que hayamos llegado a la fase de la comprensión, viene la más difícil. La del perdón. Y ésa, ésa es solo posible mediante el amor. Y hazlo. Para cerrar el círculo.

Y todo esto lleva años. No se hace en un día, en una charla donde alguien te comenta que encerrar a un niño en una habitación tiene consecuencias aunque te niegues a verlas. Tiene la consecuencia más nefasta de todas cuantas hay en la relación de padres a hijos: que les fallas, que sienten el desamparo porque carecen de recursos emocionales para salir de una situación llena de estrés. Porque educar no significa maltratar, hacer que sientas terror. ¿Acaso crees que un niño de cuatro años no siente eso cuando lo encierras? Si no lo crees es que no has entendido nada. Pero no eres un caso perdido. Siempre es buen momento para cambiar. Para romper el molde recibido. Para bucear y entender que no se puede ayudar a construir niños llenos de amor, seguros de sí mismos, a base de ese tipo de educación. Que sí, que el respeto también se logra ofreciendo respeto y comprensión. Lo que pasa que hacerlo así, es verdad, lo reconozco, es más difícil, lleva más tiempo y sobre todo, es menos comprendido en la sociedad.

Pero, ¿qué me importa a mí? ¿Lo que digan los demás o lo que sienten mis hijas? Cada día que pierdo los nervios y levanto la voz me fustigo. Cada vez que lo hago es un paso hacia atrás. No es la manera, no funciona. No me digas que si no pongo mano firme saldrá como el niño de Hermano Mayor, porque ese niño, si pega a su padre es porque su padre le ha enseñado esa forma de relacionarse basada en la violencia. La violencia se aprende también por imitación. O la contraria, la forma de educar mediante la pasividad entregando todo lo material para sustituir la presencia.

¡Cuánto queda por recorrer! No puedo medirlo. No soy adivina. Cada vez que alguien dice que una bofetada a tiempo es buena mi niña, la que sigue dentro de mí, salta como un resorte y recuerda cómo se sentía de pequeña al recibirlas. Es como si una fuerza me dijera: dí que no, defiéndete, no lo consientas. Y eso hago. Con mis hijas, con quién quiera escucharme y entender que no, que no serán carne de comisaría porque eduquen a sus hijos en el amor, en el respeto y la ausencia total de violencia.

Por favor, no pegues a tus hijos. Por favor, no los dejes llorar solos en una habitación. Por favor, piensa y medita que aunque siempre hayas pensado que eso es educar, eso no es educar. Di no a toda la violencia. Pero fundamentalmente a la que se ejerce día a día en los hogares y se acepta como válida. Dale una oportunidad a la madre y al padre que llevas dentro para ser la madre y el padre que te mereces ser pero, sobre todo, para ser el padre y la madre que tus hijos merecen tener.

 

Enlaces relacionados:  ¿Dónde crees tú que se aprende la violencia?

 

Puedes seguirme en facebook, en linkedin y en twitter

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2015

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2015
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930