El país del todo gratis

Publicado por el Dec 2, 2014

Compartir

totalmente-gratis¿Tiene usted la necesidad de que le hagan un masaje a domicilio? ¡Qué bueno si se lo puede permitir, oiga, porque no suelen bajar de 40 euros los 45 minutos! ¡Qué caros!, dice la gente. Ya, te suelen contestar los fisios, “pero es que masajear haciendo fuerza cansa mucho y la gasolina la tengo que pagar y eso si no me toca pagar hora de parquímetro o de parking! Y los aceites que te pongo para hacerte el masaje, los pago yo y, además, la camilla que llevo todavía se la debo al banco porque me costó 3 mil euros, no vayas a pensar que fue gratis. Los de la tienda no me la quisieron dar por la patilla” Normal, piensas tú mientras te relajas.

 

¿Tienes que recurrir a una profesora de inglés que viene a casa a darle clase a tus hijos? ¿Te parece caro lo que te cobra? Vale, puede ser que sea un gran esfuerzo para ti pero esa profesora entre que va a tu casa, convence a tu hijo para que le haga caso, termina y vuelve a la suya, ha empleado tres horas ( a lo mejor) y ella ha tenido que pagarse los estudios que ahora le permiten ser una persona capacitada para enseñar. Supongo que no querrás que trabaje gratis, ¿verdad?

 

Cuando vas a la frutería y le dices a Manolo que te ponga 5 kilos de patata, otros tantos de naranja, supongo que no le dices. ¡Pero no me los vayas a cobrar, eh! ¿A qué no?

Si vas a Mercadona y haces la compra, pasas por caja y pagas. ¿Verdad? Claro. De lo contrario llamarán a la Policía Nacional y puedes meterte en un buen jaleo.

¿Vas al dentista a hacerte una endodoncia y le dices que no te parece bien que te cobre?

Dime, honestamente, con el corazón en la mano. ¿Tú crees que la gente que estudia unos conocimientos que el resto no sabe y luego se quiere dedicar a ello profesionalmente, debería cobrar?

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiii, claaaaaaaaaaaaaaaaaaaro.

Entonces, dime, ¿cómo es posible que exista un debate tan absurdo como injusto sobre si las asesoras de lactancia deben o no deben cobrar? Este país es de cachondeo. El todo gratis, el subvenciones para todo me da la risa. Me enerva, me exaspera. ¿Acaso una asesora de lactancia que se desplaza una hora, dejando a sus hijos al cuidado de otra persona (es que tienen hijos también, claro, ¡qué faena!), que está cerca de dos horas en tu casa y aplica los conocimientos que previamente estudió y para los que se examinó, debe hacer su trabajo gratis? ¿Por qué motivo? ¿Las asesoras de lactancia no comen?, ¿No pagan gastos de alquiler/hipoteca?, ¿sus hijos no comen? ¿Son ricas por familia y hacen esto como las marquesas el rastrillo de Nuevo Futuro? (encomiable labor, por cierto)

Claro que aquí (es justo que no lo pase por alto) no hay una profesión regulada. No al menos como la de matronas. Hay un cierto vacío legal y, como en todas las profesiones, hay gente muy preparada a conciencia y gente que lee foros y se presenta como asesora de lactancia. Yo me refiero en este post, mi defensa va hacia las que sí se forman, de manera muy concienzuda y no dejan nunca de hacerlo.

Es cierto, además, que para saber de lactancia no hace falta estudiar medicina, de hecho, no constituye una asignatura en sí dentro de la licenciatura. Como tampoco los médicos de familia son expertos en nutrición y su usted se quiere poner a dieta acude a nutricionista y no al médico de cabecera. Por cierto que horas después de escribir este post la pediatra y bloguera Amalia Arce me indica que lea esto que ella explicó en su día en su blog sobre la lactancia y los pediatras y que os pongo aquí.  Merece la pena leerlo.

 

El asesoramiento de lactancia es una cosa, yo la definiría, como de mujeres sabias, que ya han dado de mamar (esto me parece imprescindible) que tienen paciencia, empatía, cariño hacia ese momento tan íntimo y, destreza. Y luego los conocimientos necesarios para no decir burradas, esos conocimientos que la doctora Arce  dice en su post que son dos folios en su carrera y que yo me atrevo aventurar que pueden ser unos cuantos más. Vamos que es deseable una regulación y con unos conocimoentos precisos y exactos pero tampoco se vayan a creer que porque exista el título van a bajar radicalmente el número de asesoras porque va a ser eso lo mismo que sacarse una ingeniería. Ya digo, las aptitudes, que tienen que ver más con el alma, difícilmente pueden ser valoradas por un examen escrito. A veces la mirada cariñosa de una mujer, así como sus palabras convenciéndote de que sí vales para dar el pecho valen más que unos conocimientos precisos sobre enzimas. Así que, formación, sí. Pero mucho más que eso, aptitud psicológica, empatía hacia una madre que tenga más un problema de bloqueo mental que un problema físico en sí. 

En España nos han acostumbrado tanto al todo gratis que ahora no hay manera de sacarse esa forma de pensamiento tan casposa de encima. Miren ustedes una cosa es lo público:

-La enseñanza

-La sanidad

-La justicia (y con matices gracias a las tasas)

voglio-lavorare-gratis-come-la-melandri-L-WGR7PGY otra cosa es GRATIS. Porque los tres de arriba tampoco son gratis. Salen de los impuestos de las personas que cotizan porque trabajan. Las cosas que se dan gratis son, por ejemplo, el amor, la amistad, una sonrisa, un consejo a una amiga. O lo que la gente solidaria hace con quienes no tienen nada: comedores de cáritas, ropa, muebles…eso sí es gratis. Pero una o dos horas de lactancia cuesta dinero. El que la asesora diga y eso va a depender de una cosa tan gráfica y tangible como es la oferta y la demanda.

Miren, yo tengo una maravillosa psicóloga y a mí me gustaría ir dos veces a la semana a su consulta pero la muy “jodía” tiene la mala costumbre de cobrarme. Y claro, entonces a veces voy dos veces…al mes. Y mi psicóloga me da consejos también, como una asesora de lactancia. Y tiene hijos, y compra comida y la paga. Y tiene una hipoteca, y la paga.

Ya está bien de tener caradura. Los trabajos se pagan. Y quién pretenda que se lo hagas gratis recuérdale que eso se llama esclavitud y ésta desapareció, afortunadamente, hace siglos. Y no me parece que tenga que haber más debate. Si alguien quiere hacer asesoría de lactancia gratis, que la haga. También hay gente que se sienta a tomar café contigo gratis para escucharte. Me parece de perlas. Pero no pretendas que la gente que cobre por su trabajo, deje de hacerlo.

Claro que luego vemos normal descargarse libros o CD sin pagar a los derechos de autor. Como si los escritores o los cantantes no tuvieran que comer. El poco respeto al trabajo de los demás, sobre todo si esos “demás” sospechamos que son ricos o lo son de verdad, nos da derecho a robarles ¿recuerdan al que robaba los carros de Mercadona? La propiedad privada existe y si tú no respetas el trabajo de los demás, entonces no estás capacitado para vivir en sociedad y serías mucho más feliz en una comuna hippie.

¡Hace falta tener morro! Y, sobre todo, me parece impresionante que sea motivo de agrias discusiones en las redes sociales y foros de crianza.

¿Hasta dónde vamos a llegar? Cuando algo es gratis para ti, es que alguien lo ha pagado. No falla.

Me puedes seguir en facebook, en Twitter y en linkedin

 

PD. Y las asesoras de lactancia, como todas las personas que cobran, deben declarar sus ingresos en la forma legal que sea más adecuada a sus ingresos.

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2014
M T W T F S S
« Nov   Jan »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031