Trabajar las mentes para que sean libres

Publicado por el Sep 12, 2014

Compartir

Frase_Montesquieu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayer tuvimos la reunión anual en el colegio de doña Tecla. En dicha reunión las profesoras, la de francés y la de español, nos explicaron cuáles son los objetivos a lograr en el curso. Aparte del calor infernal que en esta época hace y que las sillas para culitos de infantes no son lo más ideal para padres, estas reuniones me encantan por dos motivos:

1) Porque atañen la educación de lo que más quiero que son mis hijas

2) Porque me reafirma en haber escogido un sistema educativo que, teniendo algunas cosas que no me gustan, en su 95% me encanta.

Vayamos por partes porque me gustó mucho escuchar muchas y diversas cosas. Lo primero que me puso contenta fue la frase de la profesora de español. No es textual pero vino a decir lo siguiente. Que, siguiendo las instrucciones del Ministerio de Educación francés, en maternelle (el equivalente a la educación infantil española) se buscan los siguientes objetivos prioritarios (desde luego, hay más)

Inculcar al niño (ellos, curiosamente hablan poco de alumnos, suelen decir más niños y niñas) el amor por el saber, las ganas de conocer, de pensar, de aprender.

-Reforzales día a día en la importancia de su singularidad. Esto es, que cada niño tiene derecho a ser diferente y en la diversidad y la diferencia se encuentra la riqueza del ser humano.

-Enlazando con el punto anterior, enseñarles desde su más tierna infancia lo básico e importante que es para su vida el respeto profundo al otro, a su forma de pensar, a su forma de vestir, a su manera de ser. Esto tiene mucho que ver, por cierto, con no llevar uniforme aunque ya me he enterado de que algunos Liceos franceses, como el de Bilbao, sí lo llevan, cosa que me ha extrañado muchísimo.

Estos tres puntos me parecen fundamentales en la educación. Para mí son infinitamente más importantes que las prisas por aprender a leer, escribir, que sea más o menos madura, que sepa más o menos vocabulario. Al final, todas esas cosas terminará por saberlas. Ningún niño llega a los seis sin saber leer pero, desgraciadamente muchos niños llegan a la adolescencia sin saber qué significa respetar a los demás. Las cifras de acoso escolar, al menos, es lo que nos cuentan.

revolucion-francesaFHJOtra cosa que me gustó fue que la profesora nos indicara que no van a hacer demasiadas fichas, que no contásemos con recibir demasiado material a final de curso. Me parece una idea fantástica. Es el método más ineficaz, el de las fichas. Sólo provocan aburrimiento eterno. Justo lo único que se debe evitar en un infante si queremos que no exista el fracaso escolar. Esto lo recalcan muchísimas veces las chicas de la Pedagogía Blanca con las que cada día estoy más de acuerdo. Quién me conoce bien sabe que tengo poco de idealista, más bien todo lo contrario soy una persona muy práctica y por eso estoy firmemente convencida que una cambio radical en el sistema educativo español aportaría grandes beneficios a nuestra sociedad en el futuro. En todos los ámbitos, económico, legal, social…Hay que seguir insistiendo para lograrlo.

Ya por último, que de lo contrario esto va a parecer una tesis, más que un post, una iniciativa que ponen en practica a partir de MS (segundo de infantil) y que es la Médiathèque o, lo que es lo mismo, la Biblioteca. El sistema funciona de la siguiente manera:

A partir de octubre se les da a cada niño una mochila en préstamo. En esa mochila se pone su nombre. Cada semana, pongamos por caso, cada lunes, Doña Tecla, acompañada de la mitad de la clase (van por turnos) acceden a la biblioteca con libros en español y francés. Cada niño paseará con libertad y escogerá el libro que más le guste, independientemente de si está “destinado” pedagógicamente por edad a él. A continuación firmará un contrato en el que se compromete a llevarse a su casa y durante una semana, el libro. Lo ha de devolver en perfectas condiciones y si por lo que sea, lo estropea, deberá reponer otro (dijo la profesora que no hace falta que sea nuestro libro más preciado, menos mal)

Lo que se pretende con esta actividad son varias cosas:

-Inculcar amor hacia los libros desde el respeto a la elección, no imposición, del libro que a ellos les guste. Elegir, elegir, qué gran palabra, qué poca la usamos, cuán importante es cambiar el “tengo que” por el “elijo que”…

-Fomento de la responsabilidad. Son responsables de un libro que deben cuidar y valorar

-Fomenta que los padres nos involucremos con nuestros hijos ya que cada semana debemos trabajar con ese libro con los niños en casa.

Una última cosa que me gustó escuchar fue algo que es una preocupación de muchos maestros hoy en día: sentir que los niños cada día están peor educados. Obviamente todos los padres creemos hacer lo correcto para nuestros hijos y eso no significa que lo hagamos bien. Pero ella recalcó la necesidad de que recordemos que la educación es cosa de la familia, no del colegio. El colegio, enseña. Nos recordó la importancia que tiene que los padres estemos el mayor tiempo que podamos con ellos, que les hagamos sentir importantes en nuestras vidas, que sientan que los acompañamos y una frase que sienta como un tiro pero que es tan real y necesaria como la vida misma y que es la importancia de decir no a los hijos. Que aprendan que las cosas cuestan esfuerzo, que nada en esta vida es gratis. Es una idea que, por razones que desconozco, ha sido denostada mucho en los últimos tiempos y que ha sido identificada con métodos pedagógicos sospechosos de estar rozando la tiranía. Y no debería ser así. Se puede educar a los hijos poniendo límites y diciendo que no. Decir no no implica gritar o pegar. Implica explicar.

Después del rollo, me despido reafirmándome en mi alegría por haber escogido este sistema educativo que, puede que tenga sombras (nada es perfecto) pero sus luces, las luces de la ilustración, son mucho más potentes. Me gusta este sistema que, en definitiva, trabaja para que las mentes sean libres. Por cierto, este sistema es el sistema PÚBLICO francés. Que tomen nota quienes tienen que tomarla, es decir, nuestra desastrosa clase política.

Puedes seguirme en facebook, twitter y linkedin

Pd. Hoy hablando con una amiga cuyos hijos ya están a punto de terminar el Liceo Francés me dice; “una de las grandes cosas que me gustan de ese modelo de enseñanza es que tú puedes ser un friki y nadie en ese colegio se va a reír de ti ni van a poner la mínima cara de extrañeza, es más, es probable que enseguida encuentres otro friki como tú para hacer pandilla”

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2014
M T W T F S S
« Aug   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930