¡Golfas, que sois unas golfas!

Publicado por el Aug 22, 2014

Compartir

jodie fosterHay veces que te levantas y no puedes evitar girar la cabeza de derecha a izquierda leyendo noticias. Juro por los dioses que mi capacidad intelectual es incapaz de comprender qué ha pasado con la chica de Málaga que dice haber sido violada. Y digo “dice” porque la juez ha dejado en libertad a los acusados y, por lo tanto, ajustándome a derecho, mejor no acuso directamente no vaya a ser que me llegue una pedrada amenazando.

Me mosquea muchísimo todo este asunto. En primer lugar me mosquea que el fiscal, tras haber visto el vídeo, no haya pedido prisión. ¿Qué contiene ese vídeo, entonces? ¿Quizás una relación consentida entre la chica y uno de los acusados? ¿Quizás una relación consentida con dos? Y, entonces, los otros tres se unieron a la fiesta y la muchacha dijo no pero, como ya había dicho sí antes, ¿el “NO” pierde su valor? ¿Quizás el vídeo sólo muestra la relación que fue consentida? ¿Por qué la defensa particular tampoco ha pedido cárcel? ¿Es probable que una mujer se invente una violación? Hombre, por probable, puede. ¡Pero es que me extraña tanto! Si ella sabe quienes son los chicos y sabe que jugar a acusarlos le puede acarrear un sinfín de problemas no parece lógico que se invente semejante delito. No sé si miente o no. Y no lo sé porque no tengo apenas datos. No he visto a la chica, no la he escuchado, no he visto ese vídeo. Lo único que he visto es, como siempre, el sempiterno machismo de la sociedad española.

(Edito 24 horas este texto porque veo que trae confusión lo dicho en el párrafo anterior. Cuando digo que me mosquea que el fiscal no haya pedido prisión estoy insinuando que entonces no hay indicio de delito, no estoy insinuando que el fiscal esté haciendo mal su trabajo. Confío plenamente en la labor de los fiscales y jueces de este país).

Parece mentira que nos llevemos las manos a la cabeza porque otras culturas someten a la mujer y no seamos capaces de ver, delante de nuestros propios ojos, que sigue latente un machismo asqueroso que impregna buena parte de nuestras vidas. Para empezar, los comentarios de hombres y mujeres (a partes iguales, por desgracia) sobre una mujer violada. La sospecha siempre cae sobre ella en forma de: “si es que es normal, estuvo toda la noche de copas con ellos, luego los calentó y ¿qué esperaba?” ¿En serio puede alguien del siglo XXI decir semejante barbaridad? Pues sí, oiga, ayer mismo se lo escuché decir a una señora en una terraza.

La frase de aquella película de Santiago Segura en la que interpreta a un político corrupto y al ser detenido por acostarse con menores de edad se justifica con un : “Si es que las visten como putas” es muchísimo más real de lo que imaginamos. El imaginario colectivo acepta que una mujer que lleva minifalda “quiere guerra” o que tiene “furor uterino”, de las frases más asquerosamente machistas que me ha tocado escuchar en mi vida, no de mí, pero sí en mi entorno. “Si fuese más tapada no le pasarían esas cosas”, sólo les queda añadir que mejor vayamos con hayaba, velo, o mejor, con burka.

Hemos avanzado muchísimo pero queda tanto por hacer, no se imaginan hasta qué punto. Esa resistencia a entender de una buena vez que el órgano sexual no te capacita ni te incapacita para pensar es todavía una asignatura pendiente. A mí me da lo mismo que una mujer vaya vestida como una puta o sea una calienta braguetas. Si una mujer no quiere tener sexo y dice no, forzarla constituye un delito tipificado en el código penal con años de cárcel. Que no me vengan con milongas de otro tipo. Si una mujer dice que no quiere, es que no quiere. No es que se está haciendo la estrecha para poder “pillar” al tío. Otro comentario machista donde los haya de los mismos creadores del: “Tú te tienes que dar a valer” Esa frase era de una marquesa muy conocida en Madrid que casó a todas sus hijas muy bien (es decir, con señores que tenía mucho dinero) y que siempre les recordaba cómo se calentaba a un hombre para luego dejarle con las ganas y así hasta que ya, por no poder más, pedir santo matrimonio con anillo de pedrolo de diamante mediante. Eso era, según la señora, “hacerse valer” Y esa idea persiste todavía y está muy presente en el ideario colectivo de hombres, mujeres y viceversa (y en ese programa, asqueroso, por cierto, también)

Con esa mentalidad se entiende, entonces, que si la violaron era por su culpa. Y, desde luego, se entiende la infumable campaña del gobierno para no ser violada. Sólo les ha faltado añadir: “Si haces autoestop no te pases la lengua por los labios para que evitar que te violen”

Es muy probable que ustedes recuerden aquella película de Jodie Foster en la que la protagonista es violada por varios tíos y la defensa de estos argumenta que ella se lo buscó, porque bebió, porque bailó de forma insinuante, porque se dejó besar y meter mano por uno. Y al final todos la violan encima de la máquina. ¿Se acuerdan? bien, pues esto me huele a algo similar. Puede que la víctima bebiera, ¿quién no bebe en feria? Puede que tonteara con uno de los chicos, ¿quién no tontea a esas edades? Puede que, incluso, aceptara irse al descampado a meterse mano. Vale, pero ya. Todo lo demás, si es cierto que sucedió como ella narra, no tiene defensa posible y debería castigarse con todo lo que el código penal diga. No sirve intentar culpabilizar a la víctima. Eso es rastrero.

 

Si es que somos todas unas golfas.

De verdad que yo no sé hasta donde vamos a llegar. Veremos a ver en qué queda esto de la supuesta violación pero me temo que pinta bastante mal.

Puedes seguirme en facebook, twitter o linkedin

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
agosto 2014
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031