Las cosas que nadie te contó antes de tener hijos (que ya les vale)

Publicado por el may 26, 2014

Compartir

ceclila janSi no has tenido hijos no me vas a entender pero igual hasta te sorprendes. Si ya los tienes, te reirás. Seguro. Al menos es la percepción que me devuelve la gente cuando me comentan que han leído el libro que Planeta acaba de publicar: Cosas que nadie te contó antes de tener hijos, magníficamente escrito por Cecilia Jan que escribe en un periódico de la competencia pero como soy su agente literaria y además el libro me encanta, le doy publicidad.

¿Por qué me gusta este libro?

-No pontifica

-Habla claro. ¿A qué nunca te has encontrado un libro sobre maternidad que te hable de las almorranas? Pues eso

-Es ameno

-Está documentado

-No da la brasa

Pero, ¿y de qué habla? Pues te cuenta toda la verdad. Si estás embarazada y no quieres romper el encanto, no lo leas. Si quieres saber la verdad, cómpratelo aunque lo cierto es que, hasta que seas madre de verdad, no entenderás bien qué quiere decir.

CeciliaCosas que no te cuentan:

  • Tantos años intentando no quedarte embarazada y resulta que ahora no lo consigues ni a la de tres (especialmente si tienes más de 35) Y lo de hacerlo por obligación el día y la hora que toca, no mola nada.
  • En las ecografías no se ve un carajo.
  • Las mujeres embarazadas no están embarazadas de meses, están de semanas y días. Hay que llevar la calculadora. Por cierto (esto lo añado yo) con estas cuentas es cuando te das cuenta de que los embarazos duran 10 meses y no 9 como toda la vida de Dios.
  • Cuando estás embarazada sólo vas de leggins.
  • En el embarazo te conviertes en una ninfómana. No se sabe porqué pero tienes ganas a todas horas. Entonces empiezas a dudar de la naturaleza. ¿si estás ya embarazada y la naturaleza te hace tener ganas para poder procrear? ¿A qué viene estar más salida que el pico de una plancha? Sucede.
  • El 80% de las cosas que te compres antes de parir no las vas a usar para nada.
  • Los partos en las mujeres son como la mili en los hombres. Todas lo contamos como una batallita. Advertencia: salvo que estés en un foro de partos, mejor no lo comentes. A casi nadie le suele interesar. Si hay hombres, mucho menos. No se sabe porqué pero esos temas no les hacen demasiada gracia. E. ocasiones habrá quien hasta ponga cara de asco. No hace falta que los tortures de esa manera.
  • Los partos respetados existen. Lee el libro de Cecilia y sabrás de qué te hablo.
  • El primer mes es un infierno. Si te ves llorando como una niña de dos años, tranquila. Es lo normal. Ojo, también hay mujeres que lo llevan fenomenal pero en general el cóctel hormonas, subida de leche y no dormir es letal.
  • Todo el mundo que te rodea, sin excepción, es pediatra. Cómprate tapones o aprende a decir: ¡Vete a pastar! (esto lo digo yo, no Cecilia)desesperada
  • Durante un mes (enterito) sangrarás. Y no es la regla. Son los loquios. Si tienes cesárea, sangrarás menos porque en la operación te limpian. Pero ojo, con la cesárea toser es igual que una tortura china.
  • Dar la teta o el biberón también será objeto de constantes opiniones. Cuando te pregunten que le das al bebé mi consejo es que contestes: coca cola, eso sí, sin cafeína que luego nos da las noche. También te lo van a criticar pero al menos te importará un bledo.
  • Si eres de poco pecho, mientras des la teta tendrás un escote como el de Pamela Anderson.
  • Operación pañal y a ver quién cuenta más mentiras tralará o ese momento en que sospechas que las que lo consiguieron en un par de días y ya, mienten como cosacas.
  • Cuando te conviertes en madre dejas de estar sola para siempre. Y siempre incluye también cuando vas a hacer caca.
  • Cuanta más prisa tengas por salir de casa, más caca grande y líquida se hará. Y además lo hará cuando estés enfilando hacia el ascensor. Y con grandes probabilidades de que sea el día que llevas un blusa blanca. Y de seda para más inri (también de mi cosecha los ejemplos).
  • Si cometes el error de ser la típica que dice: Pues mi niño duerme del tirón toda la la noche desde que tiene dos semanas, a partir de los 6 meses Dios te castigará y entonces tu hijo no dormirá hasta que haga la mili. Por chulita. (Esto también lo digo yo y no Cecilia)
  • El embarazo engorda y la lactancia, no. Si estás gorda y a los 8 meses de parir sigues usando los pantalones de embarazada  no le eches la culpa a la teta que no tiene la culpa de nada. Los responsables de las lorzas son los bollos que te zampas. Y lo sabes. También es de mi cosecha. (Hombre, salvo que tengas un problema médico muscular)
  • En cuanto veas una mujer con  tacones dirás: ¡Mírale, qué chulita es, seguro que no tiene hijos por eso tiene tiempo de ponerse así para ir a trabajar, mírala, si parece que va de boda! Entonces tus hijos empiezan a ser más personas y entonces te vuelves a poner tacones y y cuando ves a las recién paridas con bailarinas y sin peinar, dices: Míralas qué exageradas. (Me ha pasado)
  • Te sentirás culpable de todo. Y si no te sientes, entonces pásate por un foro de madres y ellas lo conseguirán (lo del foro es cosecha mía también) Si no lo consiguen es que no ha salido el tema de la teta y el colecho y andan despistadas hablando de calceta.
  • Tener hijos hace que discutas con tu pareja.  Mogollón, además. Es impepinable. Lo siento.
  • Las relaciones sexuales también se ven mermadas. ¿Antes te podías recrear hasta tres horas? Pues ahora creerás que tres capítulos de Dora la Exploradora son una bendición del cielo para aprovechar y echar uno rapidito.
  • Los hijos están todo el santo día diciéndote mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
  • Si la casa se queda en silencio es que la están liando. Fijo, además. Corre a ver qué pasa.
  • Si crees que tus hijos no verán la tele hasta los seis años, te equivocarás casi seguro y la usarás de niñera. Garantizado. Puede que se la pongas en inglés para sentirte menos culpable. Pero lo harás. Es que la teoría es una cosa y un niño que no te deja ni cepillarte los dientes, es otra bien diferente.
  • Cuando salgas de copas, si es que alguna vez lo haces, te sentirás  culpable.
  • Mirarás con resentimiento las barrigas de las amigas que no han tenido hijos porque están lisas, planas y brillan gracias a los masajes de 20 minutos diarios que tienen cada día para cuidarse (sólo la barriga). Las muy cabronas.
  • No te arrepentirás ni un sólo día de haber sido madre (mi cosecha también pero seguro que Cecilia lo comparte)
  • Entenderás de verdad qué significa AMAR.

Me puedes seguir en facebook, twitter y linkedin

PD: Si quieres ver a esta china tan resalá (que tiene el humor de una gaditana) firmando libros en la feria, toma nota.

Sábado 31 de mayo de 12.00 a 14.00 Librería Lé, caseta 26

Domingo 1 de Junio de 12 a 14,00 Librería Letras, caseta 45.

¡Os esperamos!

 

 

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
mayo 2014
L M X J V S D
« abr   jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031