Por una vida con menos lorzas

Publicado por el may 19, 2014

Compartir

Entre las virtudes que me adornan se encuentra la de querer siempre saber cuáles son las cosas más saludables para mi cuerpo serrano. Entre los defectos que me acompañan, no cumplirlas casi nunca. Soy de la generación que creció con el “tómate el zumo que se van las vitaminas” ,  ”el pescado es muy bueno para el cerebro” y “fíjate Popeye qué fuerte está porque come tantas espinacas” Todavía no he pronunciado ninguna de ellas pero todo se andará. Al tiempo. Ya ha salido por esta boquita mía decirle a Doña Tecla que hay niños que sus papás no tienen dinerito para comprarles comida y que se mueren de hambre…para a continuación sentirme una mezcla entre Cruella de Vil y la madrastra de Blancanieves.

El caso es que servidora detesta la fruta. Salvo el zumo de naranja recién exprimido. Las manzanas, de obligado cumplimiento to keep the doctor away como reza el dicho anglosajón, me lo sé pero no me lo aplico. Lo de hacer deporte es para mí tan lejano como para un esquimal ponerse en topless a tomar el sol. No voy a negar mi lucha eterna para bajar de kilos (que cuando me pongo lo consigo) pero es que mis apatencias culinarias pasan siempre por lo que más engorda. Entre un bocata de calamares con mayonesa y unas judías verdes me queda clara la elección (la grasienta) Pero me esfuerzo. Mucho. La culpa de todas maneras no la tengo yo sino mi falta de voluntad que hace que abandone con la misma celeridad que ímpetu le pongo a cada campaña saludable que comienzo. Eso sí, me divierto una jartá.

El otro día, en la clínica esta maravillosa que me coloca las lorzas en su sitio (o me las quita, para ser más exactos) en Medical Aesthetic (Velázquez 69, Madrid), me hablaron de unas cápsulas, Juice Plus. Confieso que antes de aceptar indagué en San Google y lo cierto es que al comprobar tanta literatura avalada por médicos me dije, Lendoiro, ¿por qué no? Para una vaga redomada como moi en cuanto a fruta y verdura se refiere, no me viene mal la ingesta de lo que parece ser un producto cuasi milagroso.

Como no me gusta hablar de oídas, me esperé a probarlas y pasado un mes y medio he de confesar que funcionan (no me pagan por decirlo, créanme) Hay que tomarlas de la siguiente manera: por la mañana en ayunas y a las seis de la tarde. Son tres frascos:

juice plus

 

Una píldora por la fruta, otra por la verdura y otra por las bayas que son, por lo visto, maravillosas. Obviamente si comes de maravilla y eres de las que comes tus cinco raciones de fruta y verdura al día, esto no lo necesitas pero si por lo que sea, eres de las mías, del club de las vagas de las que suelen decir, baaaahhhh por un día no pasa nada (y luego son cuatro a la semana), entonces, querida amiga, esta es la tuya.

No te voy a contar la chapa de todo lo que hace porque está todo muy explicado en su web, los estudios que lo avalan. Todo. Sólo contaros que sí he notado los efectos. ¿En qué? Una regulación más efectiva del tránsito intestinal y, lo más sorprendente, una energía que hacía años que no conocía. me siento mucho más activa e incluso duermo mucho mejor.

Todavía no he quitado la foto de tía buena con cuerpo perfecto de la nevera (es para cuando le quiero atacar al helado, la miro, tan divina ella y me corto) De momento sigo. Además, he estado cotilleando y me he enterado de que la toman algunas divinas como Ariadne Artiles que lo cuenta en su blog 

 

ariadne

¿El precio? Son 75 euros los tres botes y dan para dos meses. ¿Dónde comprarlo? En la Clínica Medical Aesthetic de la calle Velázquez 69. Te lo envían sin problemas (y sin gastos de envío) si no te pilla a mano o vives fuera de Madrid.

Si las probáis, me gustaría que me contarais cómo os ha ido.

Puedes seguirme en facebook, twitter y linkedin

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
mayo 2014
L M X J V S D
« abr   jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031