He decidido que quiero ser top model

Publicado por el Jan 22, 2014

Compartir

modelosHabita en mí una gran virtud. La de ser masoquista. Lo digo así, de forma meliflua porque soy yo de naturaleza dulce. Es coña. Lo de dulce, digo. No me voy a andar con rodeos. A punto de cumplir cuarenta años una se tiene que plantear muchas cosas. Y ayer caí en la cuenta de las grandes “desgracias” de mi vida.

Resulta que estaba yo en la paz de mi hogar tan tranquilamente leyendo una revista de esas femeninas que parece que las escriben con un único propósito: hacerte una infeliz. Sí, sí. Esto es muy serio. Roza el maltrato psicológico. No diré nombres porque, además, todas están cortadas por el mismo patrón. Algunas pretenden darle al asunto un aire hasta culto poniendo estrenos de teatro y/o publicaciones literarias para pequeño público. Pero no cuela. Ni de coña.

Pero voy al tema. Típica entrevista con top model que, generosa ella, comparte con el  resto de la humanidad sus trucos de belleza. Y claro, lo fácil sería seguir sus trucos y ser como ella. Pues va a ser que no. Me parece bastante complicado. Les cuento por qué. Y voy punto por punto.

  • Dormir ocho horas. Me da a mí que se refiere a seguidas. Y claro, en el momento que una procrea eso ya no es posible.
  • Beber 2 litros de agua al día. Mira eso ya no me lo creo. Yo hago eso y no tengo tu piel. Por no hablar de tu cintura, tus caderas, tus muslos…
  • Mis básicos de belleza son: La crema facial de xxxx (aquí siempre va una con nombre francés que te vas a su web y cuesta lo mismo que te gastas en el LDL en una compra) Descartado. ¿Vale la hidrantante de mercadona?
  • Desmaquillarse a diario con la crema xxxx (otro presupuesto). Vale, sí, lo reconozco yo no me desmaquillo porque me maquillo a las 8 de la mañana y a la hora que me acuesto, después de estar todo el día currando, haber jugado con mis hijas, bañado, quitado mocos, cacas y consolado del orden de tres a cuatro veces alguna que otra rabieta mejilla contra mejilla, no me queda rastro de maquillaje.
  • Para el jet lag uso… Mmmmmmmmm ¿para los atascos de la m-40 no tienes ningún truco?
  • Comprar gangas en los mercadillos de Tribecca cada vez que voy a NY. Ya, claro. Yo es que mira, verás…¿sirve el mercadillo de la calle Silvano de los martes? Ofertas, lo que se dice ofertas, hay, bragas a un euro y sujetadores a tres aunque, para serte honesta yo voy porque los tomates y las peras están a buen precio. Así, gangas de las que dices, no me suenan.
  • Hacerse un tratamiento flash de hidratación al menos una vez al mes. Vale, pasapalabra.
  • Correr por la casa detrás de los niños. Oye, mira, guapa, eso no adelgaza ni te mantiene en forma.
  • Comer de todo. Bueno, esto me ha funcionado cuando he comido todo tipo de lechuga. Pero nada más.
  • Ser feliz. Ahí reconozco que vamos haciendo lo que podemos. Mientras las niñas estén bien, la verdad que sí, feliz lo que se dice feliz, una lo va logrando.

Trucos aparte, reconozco que me quedo en shock la manera que tienen que contar las cosas. Esas frases que empiezan por el inevitable “adoro…” o el verbo perderse… ¿no se han fijado que las modelos siempre adoran perderse en lugares muy extraños que jamás usted ni yo pisaremos? ¿no se dan cuenta de que sus vidas son increíblemente fascinantes comparadas con la suya y con la mía? ¿Qué esperan con estas publicaciones? Estoy convencida, esperan hundirnos en la miseria.

No me consuelen, estoy entrando de lleno en la depresión de llegar a los cuarenta. Yo ya me aplico los versos de Gil de Biedma de la vida iba en serio…no se apuren a decirme que yo tengo otras cosas buenas porque miren, digan ustedes lo que quieran pero yo hoy me he levantado queriendo ser top model para saber qué se siente teniendo la talla 36 y midiendo 1,80, qué se siente usando no sé qué crema para el jet lag después de un shooting A-GO-TA-DOR (te daba yo una tarde con mis fieras) y, sobre todo, quiero saber el infinito placer que tiene que experimentar una al proclamar a los cuatro vientos: “mi secreto de belleza es que soy feliz y eso se manifiesta por fuera” (y teniendo 23 asquerosos años)

No me lo tomen en cuenta, hoy me he levantado poseída por la envidia cochina que me corroe por todos los centímetros de mi piel. Y son unos cuantos, claro.

Puedes seguirme en twitter y en facebook

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2014
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031