Cariño, fuerza, amor, sustento…de madre

Publicado por el Nov 29, 2013

Compartir

mano carmenEstoy editando una entrevista que saldrá mañana aquí en abc.es con una docente, Azucena Caballero (la Pedagogía Blanca) sobre la adolescencia y las relaciones difíciles que se puedan establecer en ella. Mis hijas están todavía en la primera infancia pero todo llega. La mía fue terrible, la recuerdo como una de las etapas más terroríficas de mi vida, siempre castigada, enviada a un internado, son momentos que me provocaron mucho dolor, soledad, angustia…eso no lo quiero para las mías. Dice Azucena que las adolescencias conflictivas son el resultado de infancias que lo fueron, obviamente no por culpa de los niños sino de las relaciones que se establecieron con ellos.

Estoy pensando constantemente en la importancia de los besos, de los abrazos…pero de más. Que los niños son nuestro espejo es algo que ya lo estoy comprobando. Doña Tecla le repite exactamente las mismas palabras a Mofletes Prietos que yo le digo a ella. Y el esfuerzo de morderme la lengua, de controlar mis impulsos y de no gritarles, de ser asertiva pero cariñosa, empieza a funcionar (a veces algún grito se escapa porque para qué nos vamos a engañar, perfecta no es una) Veo que es más útil y la cosa funciona infinitamente mejor si todo se hace por las buenas, me hace gracia porque cuando Doña Tecla se empecina en hacer algo que no quiero y le digo lo que yo pienso, entonces, brazos en jarras y resoplando me dice: “Bueeeeeeeeeeno, está bien, ya voooooy” (como perdonándome la vida, además)

No dejo de darle vueltas a mi coco y sentir una especie de vértigo inmenso sabiendo que todo lo que haga ahora yo con ellas determinará muchas pautas y actitudes en su futura vida. De mi relación con ellas dependerá cómo se relacionen con otros, cómo gestionen sus emociones, si serán o no seguras. De mi relación y la que establecen con su padre. Y eso, de momento, creo que lo estamos haciendo bien. Pero me quedan siempre dudas, muchas.

Por supuesto luego están las críticas. De gente que siempre está dispuesta a recordarte lo blanda que eres por no darles una bofetada, por consentirles. ¿Consentirles qué? pero si tienen 3 y 1 año. No hacen lo que quieren, cumplen horarios, se visten con lo que yo les digo, comen lo que yo les preparo, se acuestan a la hora que les indico. Cualquiera diría, cuando escuchas esas cosas, que vivimos en una tienda de campaña en medio del bosque.

La maternidad es difícil, las críticas a cómo lo hagas, también. Y además hagas lo que hagas siempre encontrarás gente que, sin que le pidas tu opinión, te casque el “yo que tú…pero sólo opino, ¿eh?” Y si cuesta trabajo tomar decisiones, estar de acuerdo con tu pareja (porque esa es otra) si nos encontramos con gente que nos hace sentir inseguros…mala cosa.

Menos mal que cada vez hay más webs, empresas de ayuda, que consiguen que muchos padres estemos apoyados y tengamos la certeza de que lo hacemos, sino perfecto, al menos lo mejor que podemos.

No me gustaría encontrarme el día de mañana con una frase de mis hijas que fuese: no me gusta cómo nos has educado

Me puedes seguir en facebook y en twitter

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2013

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
noviembre 2013
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930